El Gobierno Vasco ha aprobado un documento en el que propone a la Unión Europea la creación de una 'directiva de claridad' que permita celebrar consultas sobre el "estatus de soberanía" de las regiones que así lo deseen, y en el que se plantea garantizar la permanencia en la UE a los nuevos estados que puedan resultar de eventuales procesos de "secesión". Estos planteamientos han salido adelante con la "objeción" de los tres consejeros del PSE-EE, socio minoritario del PNV en el Ejecutivo autonómico.

Este documento, titulado 'Visión del Futuro de Europa' y que será remitido al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, fue aprobado el pasado martes por el Consejo de Gobierno, aunque ha sido dado a conocer este viernes por el lehendakari, Iñigo Urkullu, en un acto celebrado en la sede de la Presidencia del Ejecutivo autonómico, en Vitoria.

El texto, de 33 páginas, ha sido aprobado por unanimidad en el seno del Consejo de Gobierno, con la excepción de tres puntos, que han

salido adelante con la "objeción" de los tres consejeros del PSE, socio minoritario en el gobierno de coalición que conforman este partido y el PNV, que tiene nueve representantes en el Ejecutivo autonómico.

En estos tres puntos se alude a cuestiones como la conveniencia de aprobar una 'directiva europea de claridad' que permita celebrar consultas sobre el "estatus de soberanía" de las regiones que así lo deseen. Además, se plantea garantizar la permanencia en la UE a los nuevos estados que puedan resultar de eventuales procesos de "secesión".

Urkullu ha precisado que estas medidas no sólo están pensadas para eventuales procesos de independencia, sino que también pueden canalizar movimientos que propicien marcos de "cosoberanía o interdependencia".

"NORMALIDAD" PESE A LAS "DISCREPANCIAS"

Además, ha asegurado que la "objeción" se enmarca en la "normalidad", dado que el PNV y el PSE ya plasmaron sus "discrepancias" en materia de autogobierno y soberanía en su acuerdo de gobierno. Por ese motivo, ha afirmado que estas diferencias no han supuesto "problema" alguno.

El documento 'Visión del Futuro de Europa' constata que el Ejecutivo autonómico defiende una UE "social", de corte "federal" y basada en principios de "gobernanza multinivel". Los apartados en los que ha surgido la discrepancia entre los consejeros del PNV y los del PSE se incluyen en el capitulo dedicado a la 'Europa Política'.

El primero de los puntos aprobados con la "objeción" de los socialistas plantea la creación de una institución en la que puedan participar las 'regiones constitucionales', que según ha explicado el propio Urkullu son aquellas que, como Euskadi, tienen "capacidad legislativa" y un autogobierno "diferenciado".

El objetivo es que estas regiones "pasen a ser verdaderos sujetos activos de la UE, con participación plena en el diseño de las políticas comunitarias y en los procesos de toma de decisión en el ámbito de sus competencias".

Tampoco ha sido avalado por los consejeros del PSE el punto del documento en el que se propone incorporar a la normativa de la UE una 'directiva de claridad' que "oriente sobre cauces para que las comunidades políticas que hayan expresado, mediante decisión clara y expresa (...), su voluntad de decidir sobre su estatus de soberanía, cosoberanía o interdependencia con respecto al estado miembro de la UE al que pertenezcan (...) puedan, de manera legal y pactada y con garantías con el Estado al que pertenecieran, consultar a la ciudadanía sobre su futuro".

ESCOCIA Y EL 'BREXIT'

Esta directiva europea también estaría destinada a permitir que estas 'comunidades políticas' decidan sobre su pertenencia a la UE si el estado al que pertenecen decidiera abandonar la Unión. El lehendakari ha explicado que esta fórmula podría resolver situaciones como la de Escocia, donde la mayoría de los ciudadanos, a diferencia de lo que se decidió el conjunto del Reino Unido en el referéndum sobre el 'Brexit', es partidario de permanecer en la UE.

El tercer apartado en el que se han evidenciado las diferencias entre 'jeltzales' y socialistas plantea habilitar un procedimiento simplificado "que garantice la permanencia en la Unión", si así lo desean, de los nuevos estados que pudieran resultar de "eventuales procesos de secesión" llevados a cabo "de acuerdo a los cauces previstos" en la 'directiva de claridad' que se propone aprobar.

El lehendakari ha destacado que pese a las diferencias en torno a estas cuestiones, los consejeros del PNV y el PSE "comparten" el contenido esencial del documento, en el que recogen medidas de carácter social (bienestar, empleo, mujer, demografía y jóvenes), competitividad (política industrial, pymes, investigación e innovación) y político (descentralización y 'gobernanza multinivel'.

Consulta aquí más noticias de Álava.