guiadas y puntuales antes de disponer del proyecto museístico.

Los conocidos como Baños judíos, que en realidad son mudéjares, del siglo XIII, se ubican en un sótano de la calle Coso 126-132. Si la comunidad de propietarios acepta el importe del justiprecio, que suele ser lo habitual, permitirá al Ayuntamiento el acceso y gestión de este espacio catalogado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2002.

"Es un día importantísimo y clave que ha tenido sus protagonistas y ZEC ha logrado que sea posible", ha resumido el consejero municipal de Urbanismo, Pablo Muñoz, quien ha agregado que "esta es la legislatura de los desbloqueos", en referencia a la cesión por Fomento del tramo urbano de la avenida Cataluña o la rehabilitación de la Imprenta Blasco, entre otros.

El consejero municipal de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, ha avanzado que habrá un proyecto museístico y una intervención

arquitectónica para hacer posible el acceso al espacio, ya que en la actualidad para visitarlo hay que entrar por la comunidad del inmueble.

"Antes de que haya un proyecto museístico se podrá visitar porque 30 años después de su descubrimiento y de soñar con los Baños Judíos aunque sean mudéjares, es justo para la ciudad".

ROCAMBOLESCA

Muñoz ha relatado la "rocambolesca" historia de expediente de los Bañños Judíos que comienza en 2006 cuando se compra el local que hay encima para dar comienzo a la expropiación con el equipo de gobierno PSOE-CHA.

Posteriormente, sigue la tramitación hasta que en octubre de 2016 se inician los trabajos de contacto con el Instituto de España para que designe a un catedrático que haga la valoración oportuna y tras un año se logra tener, hace un mes, del acta de valoración cifrada en 70.108 euros que se transferirán a la comunidad de propietarios en justiprecio.

Muñoz ha recordado que los conocidos como Baños Judíos, datan del siglo XIII, eran de carácter higiénico-público y formaban parte de los servicios de la ciudad y se llegan a comparar con el Alcázar de Córdoba.

Aparecieron al realizar una excavación hace 30 años y en 2002 fueron declarados BIC por el Gobierno de Aragón. "Luego sigue una odisea para que forme parte de las propiedades del Ayuntamiento", ha concluido Muñoz.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.