Según ha manifestado en una nota informativa la formación, el alcalde, Alfonso Rodríguez, "no ha dudado en anteponer sus intereses políticos y partidistas al improvisar y renunciar al proyecto del skatepark".

"Se demuestra una vez más que el alcalde cambia de criterio y lo que ha sido blanco durante dos años, hoy es negro, con consecuencias negativas para los vecinos de Calvià, quienes tendrán que pagar con sus impuestos los 25.000 euros que costará rescindir el proyecto ya en marcha", han lamentado.

Asimismo, desde el PP han afirmado que dicha decisión "obedece exclusivamente al cambio de criterio crónico que ha demostrado el alcalde, como nota predominante esta legislatura".

El portavoz del PP de Calvià, José Manuel Ruiz, ha mantenido que en ningún momento creyó que el skatepark ayudara a alargar la temporada o a generar más turismo en temporada baja.