Uno de los carteles de la campaña
Uno de los carteles de la campaña CEDIDA

Según el responsable de coeducación del centro, Marcos Quijada, se trata de "hacer visible el contenido machista, denigrante y grosero hacia la mujer que contiene mucha parte de este tipo de música que hoy es mayoritariamente escuchada por nuestra juventud".

La campaña consta de dos partes, una primera en la que bajo el lema "Tu música me gusta" se han colocado carteles en todo el centro con estrofas enteras de "alto contenido machista" y de violencia hacia la mujer y ninguna referencia crítica a las mismas.

Se trata, según Marcos Quijada, de provocar "el debate e incluso la indignación entre el alumnado por la colocación de esos carteles totalmente ofensivos, sin desvelar exactamente la finalidad de la campaña".

"Queremos provocar y conocer la reacción ante algo que, de forma intencionada, descontextualizamos de la música y lo colocamos como mensaje en un cartel", ha señalado Marcos Quijada.

En esta primera fase se analizará incluso las acciones que el alumnado lleve a cabo contra los propios carteles con tachaduras, escritos, roturas, etc.

La segunda parte, bajo el lema "Tu música me gusta muy poco", consistirá en acciones en las que los carteles originales serán "tachados" por el alumnado con tiras en las que se lea el nombre del cantante y el mensaje "Tu música me gusta muy poco porque humilla a las mujeres".

Se trata de asociar en este caso la música, el autor y el contenido machista, denigrante y violento de la letra, con la intención de que el alumnado se conciencie del alto sentido negativo de parte de este tipo de música, aspecto éste que será trabajado en las diferentes tutorías.

Marcos Quijada ha señalado que "desde el departamento de Coeducación entendemos que este tipo de realidades tan presentes en nuestro alumnado nos desarma educativamente". "No podemos estar haciendo hincapié diariamente en la lucha contra el machismo, contra la violencia, en favor de la igualdad y del respeto, a la vez que nuestro alumnado normaliza un mensaje absolutamente tóxico que le llega a través de sus ídolos de la música", avisa.

El responsable de Coeducación ha resaltado que "si no existe una denuncia, un toque de atención y no hacemos reflexionar a nuestra juventud sobre lo que allí se dice y se hace, el mensaje machista, denigrante, violento y ofensivo hacia la mujer se normaliza de forma absoluta, hasta el punto de que poco a poco se convierte en un modelo de relaciones hombre-mujer para ellos y ellas". Marcos Quijada, así, ha hecho hincapié en que "debemos ser muy conscientes de que en el alumnado incide mucho más el mensaje, los modos, la exteriorización o las formas de sus ídolos que lo que representa el instituto y la educación que le podemos dar el profesorado".

"Sin duda, alguien con el que ellos se sienten identificados y a quien admiran incide mucho más en los jóvenes que un grupo de profesores con actitudes y generacionalmente muy alejados de ellos y ellas", razona. Además, con esta campaña se quiere hacer un llamamiento y dar un toque de atención en el ámbito de la familia, pues probablemente "en muchas familias no sean conscientes del mensaje que tiene la música que escuchan con unos cascos diariamente sus hijos e hijas en unos móviles de uso exclusivo".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.