El proyecto ganador, que irá a la final que se celebrará en Girona, pretende dar un golpe a la monotonía mediante el intercambio de trabajadores entre empresas distintas pero con objetivos similares para el desarrollo de proyectos conjuntos, intercambiando así la monotonía por motivación.

Los ideadores del proyecto lo plantean como un modelo de negocio en el que ejercerían la función de intermediarios entre aquellas empresas que más se adapten, creando sinergias entre ellas y organizando distintos eventos, de una semana de duración, para que los trabajadores creen esos proyectos en común.

La cita con este reto creativo tuvo lugar en la sala multiusos del Auditorio de Tenerife y contó con la participación de unos 200 jóvenes, divididos en 50 equipos. Los jóvenes tuvieron tres horas para buscar ideas innovadoras que fuera capaces de resolver el reto 'I don't like mondays. Ideas para mejorar la motivación laboral.

El emprendedor Xavier Verdaguer es el creador de esta aventura creativa que se afronta en equipo. Emprendedor afincado en San Francisco y fundador de Imagine Creativity Center -una empresa especializada en impulsar proyectos de innovación para otras empresas-, Verdaguer asegura que una de cada treinta ideas es buena y puede ser productiva. Por eso, apoya y motiva a los jóvenes a impulsar su creatividad a través de actividades como el reto celebrado hoy.

"Con esta dinámica queremos agitar a los jóvenes para que adquieran una actitud emprendedora porque la creatividad no es una cualidad innata, sino que se puede aprender si se sigue un método", señala Verdaguer. Precisamente, los jóvenes que participaron en esta actividad trabajaron siguiendo el método Lombard, diseñado por el propio Verdaguer, y que consiste en superar diferentes fases para convertir un problema en una oportunidad. Las fases de esta metodología pasan por formular el problema, compartir una lluvia de ideas, crear un prototipo y aprender a comunicar el proyecto.