Mikel Aranburu, María Solana y María José Beaumont.
Mikel Aranburu, María Solana y María José Beaumont. EUROPA PRESS

En la rueda de prensa posterior a la sesión de Gobierno, Aranburu ha señalado que dicho préstamo, "formalizado en 2014 en unas condiciones muy desfavorables" suponía "una losa para las arcas forales".

El consejero ha calificado esta amortización como "una buena operación para Navarra" y que "le permitirá ahorrar 17,5 millones de euros en los próximos 6 años, es decir, casi 3 millones de euros al año hasta el 2024".

Dicho préstamo, "uno de los más costosos para Navarra de la última década y el que actualmente salía más caro a las arcas", llevaba aparejado además un coste de cancelación de 11,7 millones, ha añadido Aranburu.

El Gobierno de Navarra ha procedido al pago de dicha cancelación y de 128 millones de euros para su amortización anticipada por lo que el coste total ha sido de 139,7 millones de euros.

Aranburu ha señalado que "la política financiera que estamos siguiendo en el departamento desde que accedimos es ir refinanciando y quitando los préstamos más caros". Ha explicado que, para este crédito en concreto, el Gobierno disponía de tesorería, "no siempre ha sido así". "Hemos tenido la ocasión de utilizar fondos propios, remanente del ejercicio 2017", ha expuesto.

Ha detallado el consejero que "la Hacienda foral cierra el ejercicio con un superávit, que proviene tanto de los mayores ingresos sobre los Presupuestos como de los ajustes que se hicieron de la recaudación y de la aportación". "Todo contribuye a que la tesorería final del año sea positiva por primera vez en diez años", ha comentado.

Consulta aquí más noticias de Navarra.