Cartel 'No más violencia de género'
Cartel 'No más violencia de género' ARCHIVO

El Gobierno ha culminado el texto de la reforma de la ley integral contra la violencia de género aprobada en 2004 y que, entre otras medidas, incluye la suspensión "imperativa" del régimen de visitas a los maltratadores y la consideración de víctimas a las madres de niños asesinados por esta lacra.

Lo ha anunciado el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés, en la Comisión de Igualdad del Senado, en la que ha explicado que el anteproyecto de ley ya cerrado iniciará en breve su tramitación parlamentaria una vez el Consejo de Ministros le haya dado su visto bueno.

El texto reforma más de una decena de preceptos de la ley integral para ampliar el concepto de violencia de género a toda aquella ejercida contra la mujer por el mero hecho de serlo, como contempla el Convenio de Estambul, o la posibilidad de que las víctimas puedan personarse en cualquier momento del procedimiento.

También incluirá entre sus principios rectores una mención específica a los menores, mientras que fijará que las víctimas no necesiten procurador hasta que lo designen y que puedan personarse en cualquier momento del procedimiento, una reforma que llevará aparejados cambios en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Se pondrá en marcha una campaña de sensibilización

La suspensión "imperativa" del régimen de visitas a los maltratadores se establecerá como "medida cautelar y como pena", ha explicado el número 2 de Sanidad, quien ha precisado que para ello también será preciso modificar la Lecrim y el Código Penal.

Otra de las novedades es la compatibilidad de las ayudas contempladas con otras legislaciones autonómicas, extender los mecanismos de acreditación de las situaciones de violencia de género, hacer permanente el plan de sensibilización y la remisión a las Cortes de los informes del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer y el Consejo Interterritorial de Salud.

Con este borrador se da un paso más en el cumplimiento del pacto de Estado contra la Violencia de Género que echó a andar a finales de diciembre tras su aprobación parlamentaria tres meses antes, y que requiere tanto de reformas legislativas como esta como de otras normativas nuevas.

En este sentido, Garcés ha recordado que su departamento trabaja en dos nuevas leyes, la integral contra la Trata de Seres Humanos y la de Violencia Sexual y otras formas de Violencia contra la Mujer.

Sobre este tipo de violencia, el secretario de Estado ha asegurado que este año se pondrá en marcha por primera vez una campaña de sensibilización contra la violencia sexual, a lo que se unirá la publicación de un estudio sobre la percepción social de esta problemática.