La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) han hecho un llamamiento al medio rural a realizar paros de dos horas durante la huelga feminista que se celebrará el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, con el objetivo de visibilizar las "brechas y discriminaciones" que, por razón de sexo, "aún existen en los pueblos", según ha informado Fademur en un comunicado, secundado por UPA.

Las mujeres rurales han señalado que en este sector sufren problemas particulares, "cercanos" a los que sufren las mujeres en el medio urbano, pero "no exactamente iguales".

En este contexto, la organización de mujeres progresistas del medio rural ha resumido en ocho puntos los motivos por los que secundará la movilización feminista. Concretamente, Fademur denuncia que la tasa de desempleo que sufren las mujeres en los pueblos es del 42,8 por ciento, una cifra más de siete puntos superior a la tasa media nacional y casi cuatro puntos más que la tasa media de desempleo de las mujeres de toda España.

Asimismo, advierte de que la presencia de mujeres en cargos de responsabilidad del medio rural es "injustamente escasa" y de que la invisibilidad del trabajo de las mujeres en explotaciones agropecuarias es "reconocidamente abrumadora". Por ello, Fademur subraya que la Ley de Titularidad Compartida de 2011 "sigue sin ser una realidad" debido a la "apatía" con la que se ha tratado desde los Gobiernos.

La organización asegura que las trabajadoras por cuenta ajena también sufren en el medio rural una brecha salarial en comparación con los hombres, que convierte a las mujeres en "habitantes de segunda categoría" y que "lastra" su promoción social y económica.

Por este motivo, según apunta Fademur, la mayoría de las mujeres "debe autogestionar su futuro laboral", emprendiendo su propio proyecto, por lo que las emprendedoras rurales necesitan conectarse al mundo en las mismas condiciones que la población urbana. Sin embargo, la organización señala que existe una brecha digital entre el mundo rural y el urbano.

"Las mujeres rurales vivimos en primera persona la carga y la falta de reconocimiento del trabajo doméstico no remunerado, que junto con la ayuda y el cuidado se consideran responsabilidades nuestras. Queremos que la conciliación y, sobre todo, la corresponsabilidad, lleguen al medio rural, porque tenemos dificultades para acceder al empleo remunerado, pero el trabajo nos sobra", ha manifestado el colectivo.

Además, Fademur destaca que las mujeres son la "fuerza trabajadora base" sobre la que se sustentan las labores de cuidados, ya que, según afirma, el 90 por ciento de los permisos y excedencias para cuidar de familiares son pedidos en España por mujeres. Por ello, lamenta que el recorte de servicios básicos en los pueblos, como guarderías, residencias de ancianos o centros médicos, hace que la cifra de mujeres al cuidado de personas dependientes "sea incluso mayor en el medio rural".

Por último, la organización alerta de que la violencia de género supone la limitación no solo de la seguridad de las mujeres, sino también de su libertad; y recuerda al Gobierno la "desidia" la que está manejando este tema, especialmente reflejada, a su juicio, en su "desdeño" por adjudicar el presupuesto que prometió para hacer efectivo el Pacto de Estado.

LA IGUALDAD, EL "PRINCIPAL RETO" DEL MEDIO RURAL

Por su parte, UPA, que ha secundado los motivos expuestos por Fademur para apoyar la huelga, ha hecho un llamamiento tanto a hombres como mujeres del mundo rural a hacer huelga el próximo día 8 de marzo.

Así, ha defendido que alcanzar una igualdad real entre hombres y mujeres es el "principal reto" al que se enfrenta el medio rural en España y ha asegurado que las mujeres que se dedican a la agricultura en España siguen haciéndolo en un "marco de desigualdad" que afecta a instituciones como las cooperativas, las comunidades de regantes, las Administraciones y a las propias explotaciones.

"Nos sobran los motivos para sumarnos a la huelga feminista, y por eso llamamos a todos los agricultores y ganaderos, hombres y mujeres, a secundar los paros", ha señalado la organización.

En la misma línea, ha añadido que los "principales frenos" a la igualdad y al fin de la explotación a las mujeres son la invisibilidad de su trabajo, la brecha digital, la "enorme carga" que soportan en el cuidad a las personas dependientes y la violencia de género, entre otros.

Consulta aquí más noticias de Asturias.