Simulacro en el Pozo Sotón
Simulacro en el Pozo Sotón HUNOSA

Con el fin de mejorar la seguridad, han realizado este simulacro en un espacio que es una chimenea de ventilación, utilizada también como salida auxiliar, ejecutada manualmente y reforzada únicamente con piezas de madera. Tiene una longitud de 100 metros y la pendiente media supera los 43 grados.

Su sección media de paso en algunos tramos es inferior al metro cuadrado, lo que en ocasiones obliga a avanzar arrastrado, con los pies por delante. Estas difíciles características son precisamente las que convierten este tramo en uno de los hitos de la visita y las que han hecho que haya sido el lugar elegido para llevar a cabo la práctica de rescate, según informan desde Hunosa en nota de prensa.

El simulacro sirvió de caso práctico para mejorar la formación de los guías ante una situación de emergencia y también para familiarizarse con los equipos de evacuación que se emplean en talleres muy estrechos y verticales.

Los guías conocieron de primera mano por boca de los miembros de la Brigada Central de Salvamento Minero los procedimientos que se aplican en este tipo de intervenciones. Varios de los guías participaron en el ensayo adoptando el rol de persona accidentada y fueron evacuados en la camilla. Junto a ellos, varios ingenieros técnicos del área Modesta.

El Pozo Sotón, una mina de hulla en Asturias, es, desde mediados de 2015, la primera mina del mundo en abrir sus galerías al público permitiendo al visitante llevar a cabo, durante una jornada laboral, todas las labores propias de los mineros: picar carbón, barrenar un frente de galería, viajar en un tren de personal que transita, en ocasiones, bajo montañas, a más de mil metros de la superficie recorriendo angostas galerías.

Consulta aquí más noticias de Asturias.