Un matrimonio ha denunciado en un juzgado de Valencia la muerte de su hijo de dos años por una supuesta sobredosis en el tratamiento de quimioterapia que recibió en el Hospital La Fe de esta ciudad. Según consta en la denuncia presentada en el Juzgado de Instrucción número 9 de Valencia, el pequeño murió el pasado 5 de septiembre, un día después de recibir la última sesión del tratamiento, en la que los padres creen que se le administró una dosis excesiva de un fármaco.

El menor fue ingresado en el hospital a finales de julio a causa de un tumor en el riñón derecho, y allí le prescribieron un tratamiento de seis sesiones de quimioterapia (una por semana), tras las cuales iba a ser operado. El último día de tratamiento, "la de menos riesgo e importancia", según les comentó el médico, los padres observaron que a su hijo le habían puesto "demasiadas bolsas y demasiado líquido".

Empeoramiento de la salud del niño

Cuando salieron del hospital, indica la denuncia, el niño vomitó varias veces y tuvo fiebre, por lo que el matrimonio llamó a un teléfono especial de emergencias que se facilita en estos casos. A la mañana siguiente el menor empeoró, por lo que, tras llamar de nuevo al teléfono de atención, decidieron regresar a La Fe. Allí le pusieron "goteros para hidratarle", pero finalmente tuvieron que intubarlo y llevarlo a la Unidad de Vigilancia Intensiva, donde falleció unas cinco horas después.

El padre asegura en la denuncia que hubo "mucho interés en que firmaran los papales de la autopsia pronto", y que les dijeron que el hospital "se haría cargo de todos los gastos, incluidos los del entierro". El matrimonio presentó la denuncia para "exigir las responsabilidades de quien proceda" y pedir una autopsia judicial, ya que la mujer dio su consentimiento para se le practicara en el hospital, pero "lo firmó sin ser consciente de lo que firmaba, debido a su estado de nerviosismo", señala el escrito.

Sobredosis

Según ha contado Octavio Aldaz, padre del menor, en la última sesión de quimioterapia, el médico que trataba a su hijo le administró un dosis "diez veces superior" a la que le correspondía: 165 miligramos de Doxorrubicina en lugar de 16,5 miligramos, asegura. El matrimonio se encuentra a la espera de la designación de un especialista por parte del Juzgado para determinar las causas del fallecimiento, ha manifestado. La Conselleria de Sanidad abrió un expediente para investigar la muerte del pequeño y se encuentra a la espera de la resolución judicial, según han informado a EFE desde este departamento del Gobierno valenciano.