Creo que los entrenadores del Valencia, Koeman y Baquero, han tenido muy buen criterio de prescindir de ciertos jugadores que tenían buena prensa mediática, pero no se les tenía en cuenta su juego que a lo largo de los últimos partidos ha sido tan malo, hasta llegar el punto que llevan una sequía de goles que nunca llegan y bajan en el escalafón por debajo de equipos menores.

Los entrenadores apenas llevan meses para poderlos criticar pues además se les ha dado el equipo formado, sin la opción de escoger o eliminar jugadores para poner en práctica sus estratégias de juego y llegar a unas metas propuestas por la directiva.

Han tenido demasiada paciencia y como no han llegado resultados positivos, se ven obligados a despedir unos cuantos como, Cañizares o Angulo, la lista puede aumentar en los próximos días para dejar huecos a posibles sustitutos en el mercado de invierno.

Las estrellas del balón cuando les llega la fama dejan de ser lo que son y se montan en el dinero, que les cae a raudales, pero que no se lo merecen por lo que rinden en el campo, sólo en la publicidad. Creo que sería hora de que sus contratos se flexibilizaran en función de sus objetivos, si no los alcanzan, podrían percibir como un suledo mínimo o acabar siendo expulsados.