Debi Mazar como Ava Gardner en Arde Madrid
Debi Mazar como Ava Gardner en Arde Madrid MOVISTAR+

Unos periodistas reales, caracterizados a la moda de los 60, intentan obtener unas palabras de Ava Gardner mientras firma el contrato de "55 días en Pekín". Es una de las escenas del rodaje de "Arde Madrid", la serie de Paco León para Movistar+ que devuelve a la ciudad al "animal más bello del mundo".

Esta acción transcurre en el Hotel Intercontinental, que era en aquellos años el Castellana Hilton, donde la Gardner se alojó porque "ya había estado antes en Madrid, se lo había bebido y follado todo y en algunos sitios, como el Ritz, le habían prohibido la entrada", recuerda Paco León, creador junto con su mujer, Anna Rodríguez, de esta serie de ocho capítulos que también dirige y protagoniza y que se estrenará en septiembre.

Tiene la peculiaridad de ser la primera serie actual española en blanco y negro porque, según Rodríguez, "es el color natural de esta historia", en la que el "huracán Ava Gardner" cambia la vida de quienes estuvieron a su servicio durante su estancia en Madrid, personas muy humildes que viven bajo la represión franquista y para quienes supone un choque ese derroche de libertad.

Ellos son los protagonistas, Manolo (León), Ana Mari (Inma Cuesta) y Pilar (Anna Castillo), mientras que para interpretar a la actriz estadounidense el director eligió a Debi Mazar ("Younger"), no tanto por su parecido físico, que lo hay, sino porque "Ava era muy fuerte y teníamos claro que no queríamos ni una cara ni un cuerpo, sino un espíritu con la noche y la vida que tenía ella".

No obstante, cuando Frank Sinatra conoció a Mazar, le dijo que le recordaba a "su Ava", asegura la actriz, para quien esas palabras suponen una especie de "bendición" para esta serie, que se rodará hasta finales de marzo en escenarios frecuentados por la actriz en 1961, cuando tuvo como vecinos de su dúplex en el número 11 de Doctor Arce a Juan Domingo e Isabel Perón, como los tablaos flamencos Villa Rosa y El Corral de la Morería, la coctelería Chicote, Las Ventas o el restaurante Lhardy.

Para Mazar, el reto de ponerse en la piel de la Gardner es conseguir "canalizar su espíritu", el de una mujer "muy auténtica que demostraba su pasión en el baile, comiendo o bebiendo, una fuerza de la naturaleza que siempre tomó sus decisiones, que nunca se dejó manipular por nadie y avanzada a su época". El papel, que compagina con la grabación de la serie "Younger", también le ha exigido recibir clases de español durante cuatro meses para llegar al "espanglish" con el que se desenvolvía su personaje.

La libertad de rodar para la televisión de pago

Inma Cuesta asume que Ana Mari, una criada que pertenece a la Sección Femenina, "analfabeta sexual y emocional", es uno de sus papeles "más complejos y apasionantes" de su trayectoria, mientras que Anna Castillo destaca de la serie "que mezcla comedia y drama a la vez" y muestra una "libertad que, aunque escondida, era más pura que ahora".

Ken Appledorn, que interpreta a Bill Gallagher, el "chico para todo" de Ava Gardner, asegura que el público "se va a reír muchísimo" con situaciones "inventadas" sobre personajes reales, además de descubrir mucho sobre la actriz y sobre la ciudad de aquellos años, en los que la banda sonora, como se verá en la serie, alternaba el flamenco con el rock traído por el personal de las bases estadounidenses de Torrejón (Madrid) y Rota (Cádiz).

Los creadores de "Arde Madrid", a la que dedicaron cinco años antes de ponerla en práctica, advierten de que "no es una serie para todos los públicos", pero sí para ése con "morro fino" al que se dirige "una nueva forma de televisión de pago que se separa de las generalistas, marcadas por el mercantilismo y por tener que llegar a muchos espectadores", dice Paco León. "Estamos disfrutando de una libertad creativa que no tendríamos en abierto", asegura.