El Tribunal del Jurado en su veredicto consideró al acusado -por mayoría de siete votos, frente a dos- culpable de homicidio, si bien no estimó probado que concurriesen atenuantes y agravantes, aunque sí tuvo en cuenta que cuando ocurrieron los hechos el acusado estaba de pie mientras que la víctima estaba sentada y con sus facultades afectadas por el alcohol.

Por ello, la presidenta del Tribunal le condena a un total de 11 años y tres meses de prisión, así como a pagar

a la esposa de la víctima una indemnización de 120.000 euros, más los gastos que haya tenido como consecuencia de la muerte de su marido.

(Habrá ampliación)

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.