La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras analizar el último informe del Fega sobre las declaraciones de leche de ovino y caprino, ha alartado sobre la tendencia negativa que está llevando en los últimos año el ovino de leche, con una pérdida en el último año de

un 9% de ganaderos, al pasar de 3.919 a 3.563, lo que supone casi el cierre de una explotación al día.

Castilla y León, que concentra prácticamente el 60% de la producción de ovino de leche de España, habría presentado una reducción del 8,38%, seguida por Castilla La Mancha, la segunda en producción, con un 9,1% menos, según informan fuentes de la Unión de Uniones.

"Nos preocupa la situación porque no es sólo la leche de oveja la que está en juego", afirma Jose Manuel de las Heras, coordinador estatal de Unión de Uniones, quien añade que "es la economía de muchas familias que dependen también indirectamente de esta actividad".

Por otro lado, la organización ha valorado una subida del precio pagado al productor si se compara enero 2017 con diciembre del mismo año (7,02 a 7,23 euros/hectogrado de leche), si bien el precio ha ido fluctuando, llegando a estar a 6,83 euros/hectogrado en junio.

MANTENER VIVO EL MEDIO RURAL

Unión de Uniones destaca la importancia de la actividad productiva para mantener vivo el medio rural, el 80% del territorio de España, y la necesidad urgente de que la Administración ponga en marcha sus competencias para regular las prácticas de posición de dominio que se están dando en la cadena alimentaria y que ponen en riesgo miles de explotaciones como es el caso del ovino de leche.

En este sentido, la organización recuerda que muchas explotaciones sólo tienen una industria, a lo sumo dos, que les compre la leche, por lo que se encuentran obligadas, de alguna manera, a cumplir las condiciones que les impongan en sus precio, por lo que muchas acaban cerrando por la pérdida de rentabilidad al no cubrir, como sucede en Castilla y León, los costes de producción.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.