Imagen de algunas de las armas intervenidas
Imagen de algunas de las armas intervenidas GUARDIA CIVIL

Según ha informado este viernes el Instituto Armado, la operación se inició en agosto de 2017, cuando la Guardia Civil detectó varias transacciones de armas por lo que se procedió a establecer un exhaustivo control sobre las actividades de esta persona que resultó ser un vecino de Logroño de 52 años de edad.

Continuando con las investigaciones, los agentes pudieron conocer que esta persona habría adquirido más de veinte armas detonadoras en diversas armerías del territorio nacional.

Asimismo, se pudo constatar que con motivo de la modificación normativa que regula la adquisición y tenencia de las armas detonadoras, que entró en vigor el pasado mes de noviembre, el investigado redirigió sus actividades de adquisición hacia armerías ubicadas en la República Checa.

Mediante el intercambio de información con autoridades policiales de este país los agentes pudieron concretar que, al menos, habría adquirido tres armas detonadoras y munición.

Además de las armas detonadoras, se pudo concretar que el detenido había adquirido grandes cantidades de munición detonadora, así como rodamientos de acero de diversos calibres que le permitirían transformar la munición detonadora en munición con capacidad lesiva.

Igualmente, se descubrió que también había adquirido tubos macizos de acero inoxidable de diversos calibres, así como maquinaría específica utilizada para la transformación de armas.

Una vez recopilados suficientes indicios y localizado el lugar donde esta persona podía ocultar las armas, se procedió a su detención y a realizar dos entradas y registros en La Rioja.

Como consecuencia de estos registros se intervinieron, entre otros efectos, 19 armas cortas (pistolas y revólveres), 3 carabinas, 10 cargadores de pistola, piezas de repuesto de armas de fuego, varios cartuchos de munición detonadora transformada, 1.016 cartuchos de munición detonadora, 3.168 rodamientos metálicos de varios calibres, 7 barras macizas de acero inoxidable, herramientas para la transformación de armas de fuego y cartuchería, unos grilletes y varios equipos informáticos y abundante documentación para su análisis.

Las armas detonadoras transformadas para hacer fuego real tienen la misma capacidad letal y características que un arma de fuego original, por lo que están consideradas armas de fuego prohibidas, al ser resultado de la modificación de sus características esenciales de fabricación. Su tenencia y su comercialización están penadas por el vigente código penal.

Todo lo anterior es igualmente válido en lo referente a las armas de aire comprimido que hayan sufrido algún tipo de transformación que les permita disparar cartuchería metálica con capacidad lesiva. La sola tenencia de este tipo de armas constituye un extraordinario peligro potencial de la seguridad ciudadana.

Con la presente actuación se ha impedido que el elevado número de armas y municiones incautadas llegaran al mercado negro, evitando que pudieran haber sido utilizadas para la comisión de delitos violentos, como los acaecidos en el mes de julio de 2016 en la ciudad alemana de Münich donde un individuo de origen iraní que, precisamente había adquirido el arma en la Dark Net, disparó y acabó con la vida de 9 personas en un centro comercial.

Esta operación está enmarcada dentro del Plan Integral para el Control de las Armas de Fuego (PICAF) de la Guardia Civil que, al ser el Cuerpo que a nivel nacional tiene encomendada en exclusiva la competencia sobre el control de armas y explosivos, ejerce un control exhaustivo sobre las mismas, haciendo un seguimiento muy estrecho de este tipo de conductas ilegales.

La operación ha sido desarrollada por efectivos del Grupo de Información de Navarra, en coordinación con el Grupo de Información de La Rioja y la Jefatura de Información de la Guardia Civil, con el apoyo de EUROPOL; así como del Grupo de Acción Rápida (GAR) en los registros realizados, y las unidades de intervenciones de armas de la Guardia Civil de Navarra y La Rioja en labores de asesoramiento técnico.

La operación se ha desarrollado bajo la dirección del Magistrado Titular del Juzgado de Instrucción Nº 3 de Logroño (La Rioja).

Consulta aquí más noticias de La Rioja.