Los hechos se produjeron sobre las 23.50 horas, momento en el que el Centro de Control Portuario recibió una llamada de los estibadores informando de los hechos y activó, de manera inmediata, los trabajos para estabilizar el buque y amarrar la plataforma, que ya se encuentra atracada en el muelle de contenedores.

Para atajar el problema se emplearon hasta siete bombas de achique procedentes de los buques de Salvamento Marítimo, Guardia Civil, bomberos y de la propia Autoridad Portuaria, según informó Puertos de Tenerife en un comunicado.

Finalmente, con los trabajos de soldadura de los buzos de Servicios Marinos del Atlántico, la brecha en el casco del buque quedó provisionalmente taponada sobre las 05.30 horas de este jueves, por lo que actualmente la situación está "controlada y sin que se haya producido derrame de fuel".

El Spica está consignado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife por Soluciones Integrales Grupo Nisa.