Sin embargo, desde Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea han asegurado a esta agencia que, salvo esa incidencia, en el aeródromo cántabro se está operando con normalidad y a pesar de que la nieve caída en las últimas horas en la región y que ha llegado hasta el nivel del mar.

De hecho, en Parayas están aterrizando aviones que no lo han podido hacer en otros aeropuertos, como uno procedente de Sevilla con destino a Valladolid, y que ha sido desviado desde la capital castellano-leonesa hasta Santander.

Anoche permaneció en el Seve Ballesteros un retén para tratar el hielo en las pistas, sobre las que se echó urea, un fundente similar a la sal, han agregado desde Aena.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.