El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, ha alertado este martes ante las "tentaciones" de "acorralar" al castellano por parte de planteamientos independentistas en algunos territorios españoles, haciendo de las lenguas cooficiales como el catalán "un corralito cultural".

García-Page ha visitado en compañía del presidente del Aragón, el también socialista Lavier Lambán, la Real Academia Española, en un gesto de apoyo político a esta institución, a la que ambos gobiernos han expresado también su voluntad de contribuir económicamente.

En declaraciones a los medios de comunicación, el presidente castellano-manchego ha lamentado que, mientras el español está en plena expansión en el mundo, en España, inmersa en un "permanente debate territorial", a veces se use "como elemento de confrontación".

"El idioma tiene que servir para unir, y en el caso del español, además, en el conjunto de España tiene que ser un vehículo de igualación de derechos. Es la garantía de que cualquier español, nazca donde nazca, puede trabajar, vivir y acceder a servicios públicos sin que el idioma se convierta en una barrera", ha señalado.

Preguntado si consideraba que el catalán en Baleares se ha convertido en una barrera, al exigirse como requisito a los profesionales sanitarios por decisión del Ejecutivo presidido por la socialista Francina Armengol, García-Page ha respondido que las lenguas cooficiales que reconoce la Constitución suponen una "riqueza cultural" y que, como tal, él se alegra cuando escucha al Rey hablar en catalán.

"Ahora bien, hay quien puede tener tentaciones desde planteamientos independentistas de acorralar o atacar al español, al castellano, y eso es lo que hay que evitar", ha advertido. Bajo su punto de vista, "lo mínimo evidente es que el idioma español se tiene que hablar y tiene que garantizar en todo el país el acceso a los derechos básicos y fundamentales".

PERMANECER VIGILANTES, QUE NINGÚN IDIOMA HAGA LAS VECES DE FRONTERA

"Y esto -ha añadido- nos va a llevar a las Comunidades Autónomas castellanoparlantes a estar muy vigilantes sobre todo, no para que se deje de hablar el catalán donde tenga que hacerse, pero sí para que ningún idioma haga las veces de frontera o de corralito cultural que nos convierta en españoles distintos o con derechos distintos en la práctica según el idioma que hablemos".

"Una cosa es estudiar catalán y otra que se establezcan limitaciones al español en el uso de los servicios públicos, del acceso a la función pública y de tantas y tantas cosas", ha incidido.

Dicho esto, García-Page ha señalado que el PSOE es la formación política que está en mejores condiciones de "armonizar la igualdad del idioma y la igualdad de derechos en España" sin caer en el "fundamentalismo".

Por su parte, el aragonés Javier Lambán ha subrayado la importancia de comprometerse con España, que atraviesa una "fuerte crisis política", y con una parte sustancial de ella, que es el idioma español. Por eso, ha anunciado que Aragón estudia regresar a la Fundación pro real Academia Española y ha criticado al Gobierno de Mariano Rajoy por desatender esta institución al recortar en un 50 por ciento los fondos que destinaba el Gobierno anterior.

Consulta aquí más noticias de Toledo.