El objeto de estudio está centrado en las promociones de la Universidad de La Laguna de 2011/2012 y 2012/2013, concretamente en aquellos egresados que, desde la fecha de finalización hasta mayo de 2017, han tenido un contrato por cuenta ajena registrado en el Servicio Canario de Empleo, lo que supone 4.335 de las 5.994 personas tituladas.

El 26,7% que queda fuera del estudio se debe a que no han tenido un contrato por cuenta ajena registrado mediante el Servicio Canario de Empleo porque han pasado al cuerpo de funcionariado del Estado, han ejercido laboralmente por cuenta propia, han desarrollado su inserción laboral fuera de Canarias o no se han incorporado al mercado laboral, informa la Fundación en una nota.

La rama de conocimiento con mayor número de egresados es la de Ciencias Sociales y Jurídicas (54%), seguida de Ingeniería y Arquitectura (21,8%), Ciencias de la Salud (11,4%), Artes y Humanidades (7%) y Ciencias (5%).

Estos resultados chocan directamente con los datos que muestran la tasa de empleo encajado según la rama de conocimiento.

Así, la que tiene una mayor proporción de éxito es Ciencias de la Salud, con un 86,7% en el último empleo registrado, mientras que Ciencias Sociales y Jurídicas, la rama con mayor número de egresados, apenas alcanza el 36,6%. A continuación, se encuentran las Ciencias (68,6%), Artes y Humanidades (46,2%) e Ingeniería y Arquitectura (61,4%).

Según el género, se observa la desigualdad crónica entre hombres y mujeres: la tasa de empleo encajado es de 48,1% para los hombres en el primer empleo, en contraposición con el 42,1% de empleo encajado entre las mujeres.

La diferencia se acrecienta hasta los ocho puntos en el último empleo registrado, donde se registra un 54,3% en el caso de los hombres y un 46,5% en el de las mujeres. El 58% de las personas egresadas son mujeres, registrando un mayor número en casi todas las ramas salvo en el caso de Ingeniería y Arquitectura.

Según el sector económico de contratación, tanto en los datos por el primer como el último empleo registrado, sobresalen los servicios (de un 58,9% a un 63,6%), industria (de un 55% a un 60,5%) y construcción (de un 54,9% a un 60%).

Por otro lado, están agricultura (de un 23,3% a un 35%), comercio (de un 19,1% s un 22,9%) y hostelería (de un 6,3% a un 12,7%).

AGRICULTURA, LA MEJOR EVOLUCIÓN

Aunque en todos los sectores existe una evolución favorable de la tasa de empleo encajado, las que presentan una mejor evolución son agricultura, de casi doce puntos y hostelería, con un ascenso de seis puntos.

El sector servicios absorbe más de la mitad de la inserción de los titulados con un 54,6% del último empleo registrado, seguido del sector comercio con un 22,3%, industria con un 10,6%, hostelería con un 7,6%; construcción con un 3,1% y agricultura con un 1,8%.

En cuanto al tamaño de las empresas, la mayoría de las contrataciones son realizadas por empresas con un personal inferior a las cincuenta personas.

Las empresas pequeñas tienen una evolución del 47,9% al 55,4%, seguida de las empresas mediadas con un 47,1% al 52,6%, empresas grandes, de 41,4% a 45,7% y, por último, las microempresas con un 41,3% a un 44,7%.

Por tanto, la unión de las microempresas, las pequeñas y las medianas empresas supone el 86,2% de las contrataciones con respecto al último trabajo registrado.