Según ha explicado en una nota la Agencia Tributaria, la operación se inició cuando medios de detección aérea de la Agencia Tributaria detectaron cuatro embarcaciones semirrígidas en aguas internacionales, al sureste de Punta Europa, que se dirigían a las costas españolas, tres de ellas cargadas de bultos como los utilizados usualmente en el tráfico de hachís.

Así, establecieron una operación de interceptación, llegando en primer lugar una de las nuevas patrulleras de la Agencia Tributaria establecidas en Algeciras (Cádiz), que, junto con un helicóptero, evitaron la introducción de la droga en España y obligaron a arrojar la carga.

Según ha indicado la Agencia Tributaria, tres de las narcolanchas iban completamente cargadas de bultos y al ser alcanzadas por los medios de Vigilancia Aduanera optaron por poner rumbo sur y arrojar la carga. Después de la huida de las embarcaciones, se recogieron flotando en el mar 42 fardos de hachís.

Además, según ha indicado, cuando la embarcación de Vigilancia Aduanera se dirigía en demanda de las embarcaciones narcotraficantes, una de ellas empezó a realizar maniobras peligrosas y hostiles, amenazando la seguridad de la patrullera.

En este sentido, la Agencia Tributaria ha explicado que en un momento determinado, se dirigió en claro rumbo de colisión hacia la patrullera, lo que obligó a que se tuviera que efectuar disparos de advertencia al agua por delante de la proa de la lancha acosadora, en defensa de los funcionarios actuantes.

Finalmente, la Agencia Tributaria ha recordado que ha reforzado los medios en la zona del Estrecho mediante la puesta en servicio de dos nuevas embarcaciones semirrígidas, cabinadas con mayor potencia y maniobrabilidad, que permitirán luchar de forma más efectiva contra las narcolanchas empleadas para el contrabando de tabaco y de sustancias estupefacientes en la zona del campo de Gibraltar.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.