Se trata de un dato similar al de la última campaña de este tipo, realizada en diciembre de 2017, puesto que entonces el porcentaje de autocares dedicados al transporte escolar denunciados fue del 62 por ciento, según ha informado este lunes en una nota la Subdelegación del Gobierno.

En los controles efectuados por los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, se han formulado un total de 64 denuncias, lo que significa que algunos de los vehículos sancionados lo han sido por presentar más de una irregularidad, principalmente anomalías de tipo administrativo.

Las infracciones más habituales han sido las relativas a autorización especial de transporte escolar

(22), seguro de responsabilidad ilimitada (once), puertas de servicio y emergencia (dos), acompañante

(dos), dispositivo luminoso con señal de emergencia (una), señal de transporte escolar V-10 (seis), no uso de cinturón de seguridad o sistema de retención infantil (una) y otras relacionadas con la presente campaña (19).

Las inspecciones han consistido en un primer control de carácter administrativo sobre las autorizaciones y documentos que deben tener estos vehículos, para seguidamente verificar que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del autocar son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como el permiso de conducir y los tiempos de conducción y descanso.

Además, se ha controlado que los conductores circularan a la velocidad permitida y que no hacían uso del teléfono móvil u otros aparatos que puedan suponer distracción, ya que ambos factores son las principales causas de los accidentes en los que están implicados este tipo de vehículos.

Independientemente de esta campaña intensiva, según ha resaltado la Subdelegación del Gobierno, los agentes seguirán realizando inspecciones de este tipo de transporte durante todo el curso escolar.

Consulta aquí más noticias de Jaén.