La víctima tuvo que ser excarcelada por los Bomberos de Ribadumia después de que el vehículo en el que circulaba terminara accidentado contra un muro.

El siniestro ocurrió en la N-550 en el lugar de Lourido, en la parroquia de Perdecanai, sobre las 16,10 horas. En ese momento, el 112 recibió la alerta del accidente a través del 061.

Enseguida, el 112 pasó el aviso a los miembros del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de Ribadumia, a los voluntarios de Protección Civil de Barro y a la Guardia Civil de Tráfico.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.