La Audiencia considera probado, según recoge la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, que sobre las 20.30 horas del 18 de marzo de 2017, el agredido iba caminando por una calle de Hellín (Albacete), cuando se encontró al acusado.

Éste, por motivos de celos, comenzó a insultarle y a amenazarle, diciéndole que era "un hijo de puta", que estaba llamando y mandando whatsapps a su novia, y preguntándole que por qué la molestaba.

Ante las explicaciones del agredido, el procesado aumentó la gravedad de sus expresiones y le dijo: "te voy a matar, hijo de puta, te mato, te mato".

Tras lo ocurrido, para evitar problemas y por temor, el amenazado se giró para marcharse del lugar, momento en el que el agresor sacó una navaja, de 17 centímetros, con ocho de hora, y se la clavó en la parte izquierda del cuello y en la cabeza.

Mientras le agredía, el acusado seguía diciendo: "te mato, te mato", cosa que no llegó a conseguir debido a la resistencia que opuso la víctima.

Aún así, a consecuencia de los hechos, el agredido sufrió herida a nivel cervical posterior izquierda, con desgarro muscular y heridas incisas en cuero cabelludo, que le dejaron varias cicatrices.

Lesiones de las que tardó en curar 16 días, todos ellos impeditivos para sus ocupaciones habituales, y le han quedado como secuelas varias cicatrices.

La herida ocasionada, por su ubicación en región cervical posterior izquierda, donde se encuentran grandes vasos, podría haber desencadenado el fallecimiento del agredido.

El procesado se encuentra en prisión provisional por esta causa desde el día 18 de marzo de 2017.

Consulta aquí más noticias de Albacete.