Castillo de San Ramón
Castillo de San Ramón, en el Playazo de Rodalquilar, en pleno parque natural Cabo de Gata-Níjar. GOOGLE MAPS

En pleno parque natural Cabo de Gata-Níjar se ubica el Playazo de Rodalquilar, una playa custodiada desde el siglo XVIII por la batería militar de San Ramón, fortaleza declarada Bien de Interés Cultural que ahora está a la venta por tres millones de euros en internet.

"Dos salones, cocina, patio con acceso a piscina, aljibe árabe y batería de cuatro cañones para posibles aunque poco probables ataques piráticos" es el anuncio publicado en Twitter por la inmobiliaria Bernardó, que también ha puesto el cartel de "se vende" en otras redes sociales como Facebook, Instagram o YouTube.

Carlos III ordenó en 1764 la construcción de la fortaleza que tenía el objetivo de defender los recursos auríferos de las Minas de Rodalquilar frente a los ataques de los piratas berberiscos.

Una misión defensiva de la que se encargaban medio centenar de hombres que raras veces salían de la fortificación y que contaban para ello con el apoyo de una batería de cuatro cañones, de los que aún se conservan dos en el castillo de San Ramón, explican Maite Linares y Alberto Morales, responsables del hotel Los Patios y dos de los propietarios, durante una visita al edificio.

La fortaleza, tras la Guerra de la Independencia, fue ocupada alternativamente por personas sin refugio y distintos cuerpos de policía hasta que en 1875 fue enajenada por el Estado y adquirida por un particular por 1.500 pesetas.

Con gran parte de sus torres y muros derruidos, pasó a un segundo propietario privado y de éste a un tercer particular, un arquitecto que a partir de 1977, acometió las obras necesarias para convertirlo en residencia habitable.

Este técnico segmentó y acondicionó los espacios interiores, y dotó a la fortaleza de los correspondientes suministros de luz -por placas solares- y agua corriente -que llega desde el propio manantial de la finca- para poder contar con suficiencia energética y recursos hídricos para poder pasar largas temporadas en el Playazo.

En la actualidad el edificio se encuentra en manos de una comunidad formada por medio centenar de propietarios, entre ellos Maite y Alberto, quienes recuerdan que, a pesar de sus peculiaridades y de tratarse de un bien de interés cultural, la batería militar de San Ramón no deja de ser una propiedad privada enclavada en una "ubicación de calas increíbles y vistas maravillosas en pleno parque natural".

Aunque es cierto que reconocen que tiene algunas particularidades ya que el monumento en sí presenta la misma consideración en cuanto a uso que cualquier otra casa de Rodalquilar, su carácter de bien de interés cultural obliga a la propiedad a garantizar su correcta conservación.

De hecho, la Junta de Andalucía reclama también que de acuerdo a la Ley de Patrimonio se establezca un calendario de visitas, aunque por "contención del gasto" haya declinado adquirir la fortaleza, tal y como han confirmado fuentes del Gobierno autonómico.

Además, recientemente el Defensor del Pueblo Andaluz ha reclamado a la Junta información sobre el estado de conservación de once bienes del Cabo de Gata, entre ellos la batería de San Ramón que ahora está a la venta junto a las entre cinco y seis hectáreas de terreno anexo de la propiedad.

Sea como sea, los propietarios aseguran que el mantenimiento de la batería militar de San Ramón está garantizado y apuestan por un uso privado como vivienda de esta fortificación, aunque recuerdan también que ya ha sido el escenario elegido para acoger celebraciones de bodas y todo tipo de eventos frente al mar. 

Consulta aquí más noticias de Almería.