En declaraciones a los medios de comunicación en Zaragoza, antes de participar en un acto sobre familia y conciliación organizado por el PP, se ha mostrado partidario de debatir sobre las pensiones, pero ha remarcado que en ningún caso hay que poner encima de la mesa una reducción de las mismas como ha ocurrido "en otros países".

Ha incidido en que un gran acuerdo de pensiones debe garantizarlas y establecer un modelo que funcione "para la cobertura de las próximas generaciones". Ha evidenciado que se trata de un debate "muy serio".

En este punto, ha considerado que, gracias a las políticas del Gobierno de España, en este país no han tenido que pasar por debates "muy duros", como en otros países sobre reducción del 20 o el 30 por ciento de las pensiones.

"En España el Gobierno defendió las pensiones a capa y espada durante la crisis y eso nos lleva a un debate en el que lo que se habla es de la subida de las pensiones, no de su bajada, como en otros países de Europa donde ha gobernado la izquierda".

Ha remarcado que lo que toca ahora es "un debate de responsabilidad". Ha recordado que existe el Pacto de Toledo, "una gran mesa de debate y diálogo precisamente para hablar del futuro de las pensiones de una manera acordada".

"Si los partidos van a dedicarse a cada día en función de la ocurrencia de cada uno contar una propuesta sin financiación y sin solución posible lo que van generar es un debate estéril y van a generar expectativas que ellos mismos saben que no se pueden cumplir", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.