En un comunicado, ELA ha criticado que, durante los últimos días, el Departamento de Educación del Gobierno Vasco se está reuniendo con la dirección y los docentes de los centros elegidos para preparar la prueba PISA. Esta situación, ha lamentado, evidencia "la exagerada preocupación y la sumisión" del Ejecutivo hacia las pruebas PISA.

En opinión de ELA, estos exámenes son "uno de los principales instrumentos internacionales para la mercantilización, control y uniformización del sector educativo".

"La principal impulsora de PISA es la OCDE, baluarte de la economía capitalista neoliberal", ha criticado el sindicato, que ha apuntado que la prueba "es diseñada, desarrollada y difundida" por una entidad perteneciente a "uno de los fondos de inversión más importantes del mundo".

De este modo, ha advertido de que estas pruebas forman parte de "una estrategia integral para poner el sector educativo al servicio de la economía neoliberal y de las necesidades empresariales".

Según ha indicado ELA, las pruebas que incluye sólo abarcan materias "útiles para la economía actual", como la matemática o el cálculo, la aplicación científica y la capacidad de comunicación, mientras que "deja de lado" otras capacidades "imprescindibles para el pleno desarrollo de la persona y de la sociedad, como el pensamiento, historia, creatividad, arte, capacidad crítica, cooperación o educación física".

En su opinión, "buscan no tanto evaluar como condicionar la actividad de los sistemas y centros escolares". De hecho, ha añadido, "impulsados por la fiebre PISA, muchos responsables y centros del sector orientan el curriculum y los criterios de evaluación hacia la obtención de resultados en las áreas incluidas en el examen".

"La consecuencia es que, con tal de alcanzar los mejores puestos en la prueba, se produce una carrera entre países, sistemas educativos y centros escolares, lo que desnaturaliza la finalidad principal de la educación, la pone al servicio de los mercados y la convierte en un artículo de consumo más en un mercado competitivo", ha alertado.

En este contexto, ha asegurado que la mayoría de las reformas educativas realizadas en los últimos años en varios países, incluida la LOMCE o Heziberri, "que nos quieren vender como algo muy nuestro", responden "ante todo a esos objetivos".

ELA ha advertido de que "puede darse la paradoja de mejorar los resultados de la prueba, a pesar de reducir la inversión pública en educación, las aulas estén cada vez más llenas, las plantillas se recorten, se clasifique al alumnado o aumente la desigualdad".

Según ha indicado, "la función de la educación no es adaptar al alumnado a las necesidades de la economía, y mucho menos obtener buenos resultados en PISA, objetivo primordial de la LOMCE y de muchas evaluaciones diagnóstico", sino "contribuir al desarrollo integral de las personas y de la sociedad".

Por ello, ha pedido al Departamento de Educación y a los centros escolares que suspendan las pruebas PISA. "Hay que obviar estos exámenes que buscan poner la educación al servicio del mercado neoliberal y de las empresas, y reforzar la inversión y los recursos destinados a ella para que nuestras escuelas y jóvenes puedan desarrollarse integralmente en todas sus dimensiones", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.