El Ayuntamiento de Santiago ha iniciado un procedimiento para la revocación de las licencias de uso y obras de las empresas que explotan la antigua cantera de Miramontes, situada en el núcleo de Grixoa, y que ha generado malestar entre los vecinos, que denuncian que se ha convertido en un vertedero incontrolado que está causando un impacto medioambiental y contaminante en el entorno.

El alcalde compostelano, Martiño Noriega, ha informado de la medida este viernes en la rueda de prensa posterior a la reunión de su gobierno, que ha acordado el inicio del procedimiento en consonancia con un informe emitido por la Consellería de Medio Ambiente que señala los "incumplimientos" de las empresas que explotan la antigua cantera.

La cantera de Miramontes fue reabierta en 2011, cuando la Xunta concedió una licencia a la UTE Eyrega para regenerar la mina a través del almacenamiento de residuos "no peligrosos". Tres años después, la empresa 'Tecnosuelos Galaicos' recibió el visto y place del consistorio para la creación de una planta en el mismo lugar. Ésta fue clausurada a principios de este mes por orden de Medio Ambiente tras producirse varios vertidos de lixiviados.

Con todo, Noriega ha evitado "crear expectativas" porque el proceso "no es sencillo". Y es que, tras la medida adoptada este viernes, las empresas implicadas tienen un plazo de 15 días para la presentación de alegaciones, algo que da por hecho el gobierno local.

La decisión del ayuntamiento se basa en el informe, con fecha del pasado 7 de febrero, elaborado por la Consellería de Medio Ambiente que revela una serie de "incumplimientos de tal magnitud que obligan a iniciar el proceso", ha apostillado el alcalde.

Entre ellos, el informe señala irregularidades como excesos en la capacidad de tratamiento en 2016 y 2017, vertido de residuos fuera de las instalaciones, contaminación o impacto oloroso en la zona, entre otras.

De este modo, Martiño Noriega ha asegurado que el ayuntamiento hará "todo lo posible por revocar los permisos", para lo que trabajará coordinadamente con la Xunta.

MINA TOURO - O PINO

Por otra parte, el primer edil de Santiago también se ha referido a la controversia generada en torno al proyecto de la mina de Touro - O Pino, al que se oponen colectivos vecinales y ciertos partidos políticos.

Para Noriega, que ha recordado que el pleno de Santiago ha fijado posición en apoyo a la plataforma vecinal, el proyecto de reactivación de la mina "está contextualizado en un marco económico y político que no es inocente", ya que, a su ver, esconde una pretensión para "impulsar este modelo de explotación de recursos en el conjunto del país".

En esta línea, ha teorizado con que el proyecto de Touro puede derivar en "lo mismo" que ocurre con la cantera de Miramontes, que "reinicia actividad en 2011 por un modelo de tecnosuelos que no debería ser negativo" pero que, con el tiempo, se ha revelado que "el problema no es el modelo de regeneración de la cantera" sino "lo que encubre".

"Por simplificarlo mucho. ¿Queremos que el país sea Catanga o no queremos que lo sea? ¿Queremos que se nos venga otra vez a explotar nuestros recursos por empresas relacionadas con grandes fondos?. Yo creo que no", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.