Abejas
Abejas LA UNIÓ

Es el caso ocurrido en la localidad de Cheste (Hoya de Buñol), donde un apicultor ha visto la mayor parte de sus abejas muertas y colmenas sin prácticamente actividad que tenía instaladas en ese asentamiento, muy cerca de una plantación de frutales.

Ha interpuesto la correspondiente denuncia ante el Cuartel de la Guardia Civil de esta localidad de la Hoya de Buñol y ahora es el Seprona quien investiga el suceso.

La Unió cree que es posible compatibilizar "de forma correcta" la actividad agrícola con la apicultura, extremando las precauciones sobre todo en época de floración a la hora de aplicar aquellos fitosanitarios y plaguicidas permitidos.

De hecho, la Conselleria de Agricultura emite avisos continuos a los agricultores para que no se empleen productos fitosanitarios peligrosos durante la floración y sería deseable evitar su uso en esas fechas tan sensibles para las abejas, ha recordado.

La organización agraria ha apuntado que "no se puede olvidar que la viabilidad del 70% de los principales cultivos depende de la polinización por insectos, fundamentalmente los frutos secos (almendros) y algunas producciones de frutas y hortalizas". A pesar de que la polinización es una actividad que pasa muy desapercibida, su función es vital para que se pueda alimentar la población", ha añadido.

La Unió conoce casos de apicultores valencianos que trasladan sus colmenas a Cataluña o Extremadura para polinizar almendros, melocotoneros y otros frutales, y cobran por ello. En el momento que los agricultores van a fumigar sus campos, les avisan para retirarlas o bien las realizan de noche cuando las abejas no tienen actividad.

Consulta aquí más noticias de Valencia.