Juan José Sota, consejero de Economía, Hacienda y Empleo de Cantabria
Juan José Sota, consejero de Economía, Hacienda y Empleo de Cantabria GOBIERNO

"Nuestra obligación es cuadrar las cuentas", ha justificado el socialista, en una rueda de prensa en la que ha reafirmado que la Comunidad Autónoma "va bien", "por el buen camino", según ponen de manifiesto los distintos indicadores económicos y en la que ha rechazado el "ánimo destructivo" de la oposición que a su juicio "quiere que las cosas no vayan bien".

En su comparecencia ante los medios, para dar cuenta del Informe de Coyuntura Económica de Cantabria, con datos actualizados este mes de febrero, Sota ha afeado la actitud de la presidenta del PP cántabro, María José Sáenz de Buruaga, que "se empeña, día sí y día también, en poner de manifiesto aspectos negativos de la situación económica de Cantabria que no tienen nada que ver con la realidad".

La líder de los 'populares' de la región denunció ayer que el bipartito que preside Miguel Ángel Revilla "no ha dejado de subir los impuestos a los cántabros para nada" y advirtió de que el coste de su política fiscal y presupuestaria "demagógica" ha sido 8.000 empleos menos y un menor crecimiento de la economía de 400 millones de euros.

Pero ha sucedido "todo lo contrario", según ha replicado Sota a Sáenz de Buruaga el titular en la materia, que ha asegurado que conforme a datos del Ministerio de Hacienda el PIB regional "no ha caído", sino que ha "crecido", en concreto en 750 millones de euros entre 2015 y 2017, al pasar de 12.320 millones a 13.070, aunque la cifra definitiva del último ejercicio está aún sin cerrar.

Así las cosas, el socialista ha considerado que a la presidenta del PP este dato "se lo habrá proporcionado algún enemigo", al igual que los de empleo, toda vez que de media entre los citados años se han creado 11.100 puestos de trabajo, se ha reducido el desempleo en 11.400 personas y la tasa de paro se ha reducido en 4,44 puntos, según ha contrastado Sota, que ha valorado así que el actual Gobierno está "remontando" la situación de la que partía cuando llegó a Peña Herbosa, que era "de gran dificultad", pues en 2015 "cualquier indicador económico" era "mucho peor" que en 2011.

A modo de ejemplo, ha indicado que en la "legislatura perdida" del PP y según la Encuesta de Población Activa se destruyeron 13.900 empleos, el paro aumentó en 3.200 personas y la tasa creció en 1,79 puntos. "No hubo avances en materia de empleo. Al contrario, se destruyó una gran parte", ha zanjado.

En materia de impuestos, y aunque la fiscalidad en Cantabria es "más elevada que en otras regiones de España, existe una menor presión entre las rentas más bajas, de hasta 15.000 euros brutos anuales, y solo se incrementa para las de más de 65.000, es decir, que se redistribuye en función de los ingresos, para que "pague más quien más puede aportar". En este punto, Sota ha recalcado que la región es la "cuarta" con menor presión fiscal ejercida sobre el salario medio, de 21.856 euros brutos al año, tras La Rioja, Madrid y Galicia.

"Sablazo, a las clases medias, en ningún caso", ha negado Sota sobre las críticas de Sáenz de Buruaga, salvo que ésta considere clases medias a aquellas que ganan 70.000 euros al año. Y, en cualquier caso, ha concedido "poca credibilidad" a la presidenta de los 'populares' cántabros después de que el PP haya subido los impuestos de manera "desorbitada" en España, incluidos el IVA o el IRPF.

Además, ha señalado que la recaudación por el incremento de impuestos y tasas del Gobierno de Cantabria equivale a lo que el Estado debe a la región, como los 44 millones para sufragar las obras del Hospital Valdecilla, el desarrollo de la Ley de Dependencia o la Lomce, o el proyecto Comillas, compromisos adquiridos por el Estado y que no se están "cumpliendo".

ACTIVIDAD ECONÓMICA

En relación con la actividad económica, el titular del ramo -que no cree que se pueda "hacer más con menos: nunca ha sido posible"- ha comparado la evolución "negativa" experimentada en Cantabria entre 2011 y 2015 con el crecimiento "positivo" registrado en el conjunto de España.

Pese a lo anterior, Juan José Sota ha asegurado que la región está "remontando" esta situación, como ponen de manifiesto diversos indicadores económicos. Entre otros, ha citado el índice de confianza empresarial que mide el INE, y que ha aumentado anualmente un 6,1% en Cantabria, por encima de la media nacional -2,4%- y el tercer mayor aumento de todo el país.

De los últimos datos del informe de Coyuntura Económica de Cantabria, actualizados este mes, Sota ha mencionado, dentro del sector primario, la actividad pesquera, con capturas valoradas en 39,8 millones, un 17,8% más y que el máximo de la serie histórica, de acuerdo con el Instituto Cántabro de Estadística.

Del sector industrial, se ha referido a la producción, que subió un 7,3%, el segundo mayor incremento del país, cuyo aumento fue del 2,6%, y que supone el primer repunte "desde 2011", tal y como ha valorado el consejero del PSOE. Además, la cifra de negocios ha registrado crecimientos "muy intensos", con tasa anual del 13,2% (a fecha de noviembre) y un balance anual acumulado del 12,3%.

A ello se suman las matriculaciones de turismo a lo largo de 2017, que ascendieron a 11.565, el mayor registro desde 2009 según la Dirección General de Tráfico, o el aumento de los visados de obra nueva un 6,9% en la construcción, el sector "más dañado por la crisis", y donde la afiliación a la Seguridad Social creación un 3,3%, en un "cambio de tendencia" respecto a 2016, cuando cayó nueve décimas.

Por su parte, el sector servicios "aceleró" en noviembre en un punto y medio su tasa anual, hasta el 8,7%, el tercer mayor registro del país, con una media del 7,7%, ha comparado Sota.

Junto a todos estos datos y los últimos de cierre de 2017, relativos a la cifra de negocios de la industria (+11,7%) y de pedidos (+9,3%) y al sector servicios (+6,4% de facturación y +3,7% de empleo), el consejero ha aludido a la atracción de empresas, un indicador "muy positivo" para Cantabria, que captó 67 nuevas de las que 23 eran de Madrid, 14 de Cataluña y 12 del País Vasco, y a las que se suman otras procedentes de Castilla y León, Asturias o Navarra.

Sota ha atribuido el saldo positivo entre las que vienen y las que se van al "buen clima social" y "económico" de la Comunidad Autónoma, y a pesar de que "alguien decía que el Gobierno de Cantabria no haber hecho nada para atraer empresas" a Cantabria, a las que hay que agregar las 763 de nueva creación, un 2% más, aunque las que más han crecido (un 3,7%) han sido las que tienen entre 50 y 499 trabajadores.

"Relativamente Cantabria va bien", ha concluido Juan José Sota, al tiempo que ha valorado el "gran esfuerzo" que está haciendo el Gobierno regional para que la situación económica "mejore", y para lo que ha pedido la contribución y apoyo de "todos", en vez de lanzar mensajes "catastrofistas" o "negativos", para dar así un "mayor empuje".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.