El Departamento de Estado de Estados Unidos condenó este jueves el atentado que costó la vida a la líder de la oposición paquistaní, Benazir Bhutto, y señaló que su asesinato daña el proceso de reconciliación en el país.

"El atentado muestra que todavía hay gente que intenta dañar la reconciliación y el desarrollo democrático en Pakistán", dijo una portavoz del Departamento de Estado.

La condena de Rusia y Francia

Por su parte, el portavoz del ministerio ruso de Asuntos Exteriores, Mijaíl Kaminin, dijo que "condenamos resueltamente este acto terrorista, expresamos las condolencias a familiares y seres queridos".

Rusia cree que este antentado será el detonante de una nueva ola terrorista

Kaminin añadió: "Esperamos que las autoridades pakistaníes tomen las medidas adecuadas para garantizar la estabilidad en el país y prevenir nuevos actos terroristas".

Además, el viceprimer ministro de Exteriores, Alexandr Losiukov, aseguró que este atentado "será el detonante de una nueva ola terrorista".

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, elogió la figura "eminente" de la asesinada Benazir Bhutto y puso énfasis en la necesidad de que Pakistán goce de estabilidad y democracia. A través de un comunicado, Kouchner condenó enérgicamente el "odioso" atentado.

Condolencias e indignación desde España

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha enviado un telegrama al jefe del Estado pakistaní, Pervez Musharraf, en el que condena el atentado y muestra sus condolencias en un momento de "indignación y profundo dolor".

Además, el presidente ha subrayado que España tiene "la determinación de colaborar estrechamente con Pakistán en la consolidación de la democracia y la erradicación del terrorismo".

Inglaterra pide unidad y contención

El ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, ha condenado este "ataque sin sentido". También se declaró "muy conmocionado" y pidió "contención y unidad de todas las naciones democráticas".

El Vaticano comparte el dolor de Pakistán

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, ha afirmado que "el atentado muestra que es muy difícil pacificar una nación tan atormentada por la violencia. Así se aleja la paz". Además, subrayó que "el Vaticano comparte el dolor del pueblo paquistaní".