Baltar
Baltar EUROPA PRESS

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, ha defendido que el apoyo del ente provincial a la convocatoria de huelga feminista del próximo 8 de marzo ha sido fruto del "consenso" entre todos los grupos políticos y que se tomó "sin ningún tipo de líneas rojas".

Así lo ha señalado este jueves en Ourense, después de anunciar que la exposición 'In tempore sueborum' sobre el reino de los Suevos en Galicia (411-585), que ha recibido más de 18.000 visitantes desde su apertura,

se ampliará 71 días más hasta el próximo 6 de mayo.

Baltar ha explicado que la declaración institucional a favor de la movilización, que se leerá este viernes en el Pleno de la Diputación, ha sido un texto "acordado unánimemente" entre los cuatro partidos con presencia en el ente provincial (PP, PSOE, BNG y Democracia Ourensana).

El documento reconoce un apoyo explícito a la convocatoria de paros laborales y movilizaciones durante la jornada de huelga. Pero además de se compromete a "trasladar a la Xunta, grupos parlamentarios e interlocutores sociales", la "necesidad" de

tomar medidas "a través del diálogo social" para evitar situaciones de discriminación y llevar a cabo el pacto contra la violencia de género.

"Este es un planteamiento que no sólo lo hace un grupo político, sino que parte del conjunto de organizaciones sindicales que mandaron la propuesta y que se trató sin ningún tipo de líneas rojas en la junta de portavoces", ha explicado.

Sin embargo, ha recordado que para llegar a este acuerdo el BNG "renunció a presentar una moción con un contenido semejante". "En aras del consenso, la institución provincial va a aprobar un documento acordado con renuncias y la generosidad de todos los grupos. Es un texto lógico y concordante con los principios inspiradores que comparte toda la sociedad", ha abundado.

Baltar ha rechazado valorar que con esta decisión el PP de Ourense se desmarque de la línea oficial de Génova, contraria a la convocatoria por considerarla una "apuesta por el enfrentamiento entre mujeres y hombres" y "una huelga de élites feministas, no de mujeres reales con problemas cotidianos".

"AUTONOMÍA"

El presidente de la Diputación ha insistido en que "su competencia" es "presidir una cámara de representación política que tiene una autonomía reconocida para la gestión de los intereses provinciales" y en la que "siempre es bienvenido el consenso y la unanimidad" de todos los grupos políticos que la conforman.

Tampoco ha querido entrar a valorar las críticas de los colectivos feministas a la postura del PP. En este sentido, ha defendido su labor al frente de la Diputación, con medidas como "un plan de igualdad para el personal". "Eso es lo que me preocupa, y no pierdo ni una milésima de segundo en otras cuestiones", ha resuelto.

Consulta aquí más noticias de Ourense.