Mediante esta convocatoria, que se puso en marcha por primera vez el pasado año 2017, se materializa la apuesta de la Dirección General de Cultura por reforzar el apoyo a los municipios y agentes locales, ha informado el Gobierno foral en una nota.

Las ayudas se concretan en dos aspectos: la elaboración de proyectos para dotarse de un sistema de archivo propio, y la ejecución de programas que, incluidos en un proyecto de sistema de archivo de una entidad local, contribuyan a la implantación y/o consolidación de un sistema de archivo propio.

Con carácter general, la antigüedad de los documentos objeto de la digitalización será superior a 40 años, si bien podrán subvencionarse programas concretos de digitalización sobre documentos de antigüedad menor, siempre y cuando hayan sido evaluados y formen parte de series de conservación permanente. Los programas incluirán la creación de un archivo digital de conservación permanente, con las correspondientes copias digitales de seguridad, que se sujetarán a las prescripciones del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental.

La cuantía de la subvención a conceder será la necesaria para financiar el 40% de los gastos del proyecto o programa que se presente (IVA incluido). La ayuda máxima a conceder por beneficiario será de 5.000 euros. En aquellos casos en los que las solicitudes correspondan a proyectos de aplicación sobre el patrimonio documental en riesgo, podrá aumentarse la cuantía de la subvención hasta el 60%, siempre que se justifique adecuadamente y no supere la ayuda máxima establecida.

Consulta aquí más noticias de Navarra.