Interior del Parlamento Europeo
Interior del Parlamento Europeo WIKIMEDIA COMMONS

La Comisión de Salud y Medioambiente del Parlamento Europeo (PE) reclamó hoy a los líderes de la UE que lancen una misión diplomática comunitaria para la prohibición global de las pruebas de cosméticos en animales antes de 2023.

La Unión Europea (UE) prohibió esta práctica en 2004 y vetó la venta e importación de cosméticos que hubieran sido probados en animales en cualquier parte del mundo en 2013, algo que según destacó el PE, no ha impedido el desarrollo de la industria cosmética.

"Europa tiene un sector cosmético innovador y desarrollado donde la prohibición ha tenido un efecto positivo, impulsando la investigación en procesos alternativos y mejorando la calidad de sus productos", aseguró la eurodiputada socialista y ponente del texto, Miriam Dalli.

La eurodiputada maltesa aseguró que, según diversos estudios, el número de animales utilizados a nivel mundial para la prueba de cosméticos "puede ser superior al de medio millón" y manifestó que la prohibición europea respondió a "preocupaciones éticas de los ciudadanos".

La resolución alertó de que en torno al 80 % de los países en el mundo todavía permiten esta práctica y que el sistema europeo tiene "defectos", ya que algunos cosméticos son probados en animales antes de llegar a la UE para volver a ser nuevamente testados con métodos legales y ser finalmente introducidos en el mercado europeo.

Utilizados en otros productos

Los eurodiputados también indicaron que la gran mayoría de los componentes cosméticos son utilizados en muchos otros productos, como detergentes o farmacéuticos, y que por tanto han podido ser testados en animales en otros países antes de llegar a Europa.

"La UE debería asegurarse que ningún producto que llegue a nuestro mercado haya sido probado con animales en terceros países", pide el comunicado. Finalmente, el texto pide a los líderes europeos utilizar sus "redes diplomáticas" para promover una convención internacional sobre el problema dentro del marco de la ONU.

La resolución, que fue votada por unanimidad con 63 votos a favor, será votada en la próxima sesión plenaria del Parlamento Europeo que se celebrará en marzo en Estrasburgo.