El TS ha confirmado este martes la condena de tres años y medio de cárcel que la Audiencia Nacional impuso a Arenas por delitos de enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona, y amenazas por el contenido de algunas de sus canciones.

El abogado de Arenas, Juan Manuel Olarieta, ha asegurado que no se esperaban la sentencia ya que "no tiene ni pies ni cabeza". "Es una autentica aberración, es la asignatura pendiente de este país, la libertad de expresión", ha manifestado.

Según la sentencia ahora ratificada, por la cual Arenas tendrá que ingresar en prisión, las canciones incluyen expresiones en apoyo y alabanza a las organizaciones terroristas Grapo, ETA, y a algunos de sus miembros, así como contra el titular de la Corona y sus familiares, y contra el presidente del Círculo Balear, Jorge Campos, contra quien se dirigieron las amenazas.

De esta manera, el Alto Tribunal rechaza los argumentos del acusado, que defendió haber actuado en ejercicio de sus derechos a la libertad de expresión y a la creación artística, y subrayó que "el lenguaje del rap es extremo, provocador, alegórico y simbólico".