El exconsejero de Caja España y ex político socialista Zenón Jiménez Ridruejo ha rechazado la comisión de "deslealtad" por parte del antiguo consejo de administración de la entidad, en el marco de la segunda jornada de testificales que se siguen en el Juzgado de Instrucción número 5 que investiga a trece exconsejeros de la misma.

Jiménez Ridruejo, quien durante su comparecencia en sede judicial ha respondido a todas las preguntas de las partes, ha remarcado una vez fuera a preguntas de los medios de comunicación que "no puede haber deslealtad por una entidad cuando se han estudiado a fondo todos los dosieres".

Además, ha recalcado que las alternativas eran "muy claras" y que "la única solución era aprobar esas renovaciones porque en 2009 Caja España podría haber tenido pérdidas y haber entrado en concurso de acreedores".

Asimismo, el exconsejero ha añadido que aprobaron las renovaciones de todos los grupos inmobiliarios entre los que se encontraba el del entonces presidente de la entidad, Santos Llamas, que "era uno más". De hecho, ha reconocido que no votó a Santos Llamas para ser presidente, ni que mantenía ninguna relación con él, ya que, como así ha bromeado, "nunca fue santo de mi devoción".

El expolítico socialista ha afirmado que esa decisión la tomaron con "fundamento, estudio y seriedad sin tener en cuenta quién era el presidente", a lo que ha añadido que lo hicieron para mantener los puestos de trabajo y garantizar la estabilidad del sistema financiero en Castilla y León y de las empresas del sector inmobiliario. "Con esa decisión se salvaguardaron más de 2.000 empleos", ha subrayado.

Durante la mañana de hoy, también han pasado a declarar por el juzgado leonés la exconcejala del PSOE de León Olga Palacio, la exedil del PSOE en Palencia Begoña Núñez, el secretario general de Asaja en Castilla y León, José Antonio Turrado, y el exconsejero socialista Marcos García.

Consulta aquí más noticias de León.