Cartel informativo colgando en una vivienda.
Cartel informativo colgando en una vivienda. EUROPA PRESS

"Nos quedamos". Este es el lema con el que el Sindicato de Inquilinos encabeza una campaña que anima a la gente a que no se vaya de sus pisos cuando finalice su contrato ante las subidas de los arrendamientos de hasta el 100%.

Sus objetivos son conseguir la renovación del alquiler con precios más justos y a la vez el fin de los "desahucios invisibles". Para llevarlo a cabo, defienden la legitimidad de la resistencia colectiva y la permanencia a la vivienda a cambio de un alquiler justo, y conforme a los ingresos de estos residentes. El sindicato se ofrece a asesorarles legalmente para poder resistir.

"Reivindicamos el derecho a la ciudad, a arraigarnos en nuestros barrios y a poder hacer planes de futuro" ha exigido este martes en Barcelona Irene Sabaté, portavoz del Sindicato de Inquilinos.

"Hasta ahora asumíamos que esta situación era un inconveniente casi natural, pero ha llegado el momento de ponerle fin y, por esto, a partir de ahora nos quedamos, pagando alquileres justos" ha defendido Sabaté, que ha animado a los perjudicados a "negociar y resistir".

"Lucharé hasta el final"

Aurora Fernández hace tres años que vive en el barrio de Sants con su pareja y su hija de dos años. Hace unos meses empezó a recibir insultos, amenazas y cortes de suministro. La familia vive "una pesadilla" desde que el propietario de su piso les informó que el precio de su alquiler subiría de 550 a 750 euros, un importe que no pueden asumir. Aurora asegura que luchará hasta el final. 

"Esto es especulación pura y dura"

A Julio Jiménez y a sus vecinos del bloque de Sant Joan Despí les han anunciado "subidas del alquiler de entre el 40 y el 100%. "Pasados los cinco años de contrato se nos notificó que teníamos que entregar las llaves. Hace tres semanas, un fondo de inversión invirtió 15 millones de euros y le compró la propiedad al antiguo propietario.

"El 95% de los habitantes de nuestra comunidad son familias jóvenes, que ante la falta de vivienda no saben lo que van a hacer. Esto es especulación pura y dura" ha lamentado Jiménez.

10 grandes propietarios poseen más de 3.000 pisos

El Sindicato ha denunciado que después de haber llevado a cabo una búsqueda han descubierto que diez grandes propietarios acumulan la propiedad de más de 3.000 pisos de la ciudad.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.