Ramin Djawadi
Ramin Djawadi WIKIPEDIA

Tanto como el muro, los caminantes blancos o los dragones de la Khaleesi, en el universo de ficción de Juego de tronos brilla con fuerza su banda sonora (BSO), cuyo autor, Ramin Djawadi, visitará España en mayo para ofrecer dos conciertos que harán sentir al público "como si fuese Poniente", anticipa.

El compositor recalará el 10 de mayo en el Palau Sant Jordi de Barcelona y dos días antes, el 8, abrirá la gira europea en el Wizink Center de Madrid, la tercera ciudad donde su música más se escucha en el mundo, con 2,5 millones de reproducciones mensuales en Spotify.

"Intento no pensar en ello, pero me hace feliz pensar que hay tanta gente ahí fuera escuchando lo que hago", asegura esta estrella a la que muy pocos ponen rostro, pero que es el creador de piezas míticas como la sintonía inicial de esta célebre serie de televisión.

Responsable también de la BSO de Iron Man (2008) y de la serie de éxito Westworld, en las composiciones de este alemán (Duisburg, 1974) se reconoce la confluencia de su gusto adolescente por el rock como fan de Metallica, su formación en jazz en el Berklee College of Music, su ascendencia iraní y su forja en la música clásica de Mozart y Beethoven.

"Siempre que vuelvo a casa después de un día en que creo que he conseguido algo grande, me pongo sus obras en el coche y me deprimo, porque me doy cuenta de que no es nada al lado de lo que ellos dejaron esos genios", reconoce Djawadi, antes de añadir: "Espero que a ellos les gustara lo que hago".

Elegantes composiciones

El término "elegancia" se repite en las críticas a su trabajo, y él no niega eso como una necesidad en sus composiciones, independientemente de los muchos géneros cinematográficos a los que ha puesto sonido.

"En 'Juego de tronos' suelo contar con las imágenes para trabajar y, aunque la parte visual me inspira mucho, me gusta pensar que, si la pantalla se fuese a negro, la música por sí misma sería capaz de relatar la historia", señala.

Entre sus más conocidas creaciones, destaca especialmente Light of the seven, una pieza singular en esta producción por su regusto clásico y por sostenerse sobre un solo de piano, instrumento mucho más presente en su trabajo en Westworld.

"Es muy divertido trabajar con Juego de tronos, pero no sé si tengo algún personaje favorito al componer. Una opción evidente son Daenerys y sus dragones, pero también me gusta mucho la casa Stark, especialmente cuando los personajes despuntan, como Arya", afirma.

"Como si estuvieses en Poniente"

Fueron los responsables de la serie, David Benioff y D.B. Weiss, quienes le dijeron en una reunión que su música debería sonar en vivo, y él aceptó ese reto que le llevó tres años armar en un concierto con orquesta y coro.

"Creamos un show capaz de hacerte sentir como si estuvieses en Poniente (Westeros, en la denominación inglesa original que recibe el continente ficticio donde se desarrolla la trama principal) y avanzar a lo largo de sus siete temporadas hasta la fecha", cuenta.

Ocupado con otros proyectos como la BSO de la película de Disney Pliegue en el tiempo y con la vuelta a televisión de Westworld, no será hasta el año que viene cuando Djawadi acometa el final de la serie: "Ya estoy pensando en ello, pero de momento sé tanto como el resto del mundo", asegura pesaroso y esperanzado al mismo tiempo de disfrutar de un broche de altura.