Así consta en la Resolución de la Viceconsejería de Medio Ambiente publicada este lunes por el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), que recoge Europa Press, en la que dicho departamento que dirige Agapito Portillo explica haber otorgado dicha autorización conforme a las condiciones y requisitos necesarios para el ejercicio de su actividad establecidos.

Dice dicha Viceconsejería que el incumplimiento de las condiciones dispuestas en la presente autorización puede conllevar la apertura del correspondiente expediente sancionador y la imposición de alguna de las sanciones establecidas en la Ley de prevención y control integrados de la contaminación de 2016, que pasan por una multa, la clausura definitiva o temporal, total o parcial de las instalaciones; inhabilitación para el ejercicio de la actividad; revocación de la autorización o suspensión de la actividad; así como la obligación de reponer o restaurar las cosas al estado anterior a la infracción cometida y la indemnización de los daños y perjuicios causados.

Consulta aquí más noticias de Toledo.