Así lo indica la asociación en un comunicado en el que celebra que culminarán así "años de una lucha en la que han participado miles de personas, muchas de ellas ciclistas, pero también peatones, corredores, caballistas, ciudadanos comprometidos con la conservación del medio ambiente y algunos políticos de buena voluntad".

Para destacar la importancia, a su juicio, de esta infraestructura, desde la asociación apuntan que la construcción de la SE-30, "realizada a toda prisa y sin demasiado respeto hacia los modos no motorizados, supuso cortar por mucho tiempo -en algunos casos para siempre- caminos y carreteras locales que comunicaban Sevilla con su entorno rural y vecinal".

"Uno de los casos más graves de la mencionada ruptura de comunicación entre Sevilla y su entorno fue el Camino Viejo de San Juan, en realidad una calle más de Sevilla, como lo atestigua el acerado que aún subsiste en muchos de sus tramos, que permitía salvar los apenas 1.000 metros que separaban las instalaciones militares y la factoría de CASA en Tablada de la vecina población de San Juan de Aznalfarache, donde tradicionalmente habían vivido muchos de los trabajadores del complejo aeroportuario y la factoría de Tablada", continúan desde A Contramano.

Aunque se congratulan de la culminación de este "complejo proceso", desde A Contramano subrayan que "no deja de ser lamentable que una reivindicación tan evidente haya necesitado casi 30 años para poder culminar con éxito". "Esperemos que no ocurra lo mismo con el vigente Plan Andaluz de la Bicicleta", apostillan.

Cabe recordar que, a principios de este mes de febrero, el director general de Infraestructuras de la Junta de Andalucía, Jesús Huertas, explicó que el proyecto había sufrido un "retraso en su fase final de ejecución debido a un problema con una de las empresas suministradoras de los materiales". Tras aclarar que dicha incidencia había sido ya "subsanada", Huertas manifestaba que la obra afrontaba "los remates finales" y la idea sería poner en servicio la pasarela este mes de febrero.

LA PASARELA CICLISTA

Este proyecto de pasarela, que comenzó su andadura allá por 2009 y ha sido licitado en tres ocasiones, está destinado a conectar la extensa red de carriles bici de Sevilla capital con la vía ciclista del puente metálico de San Juan de Aznalfarache, salvando para ello el trazado de la autovía SE-30 y enlazando los carriles bici de la capital andaluza con la populosa zona del Aljarafe.

Tras las incidencias administrativas que motivaron la suspensión de la primera licitación del proyecto, el mismo fue licitado por segunda vez y las obras fueron contratadas como tal y comenzaron en 2014. No obstante, la necesidad de modificar los términos del proyecto suscitó un conflicto entre la Consejería de Fomento como promotora de la pasarela y la empresa adjudicataria de las obras, hasta el punto de que el contrato fue finalmente rescindido.

Tras la resolución del contrato inicial, la Consejería de Fomento adjudicó en otoño de 2016 la continuidad de las obras a la unión temporal de empresas (UTE) Acciona Infraestructuras/Construcciones Garrucho, por un total de 1.220.211 euros.

REIVINDICACIONES

Ya por aquel entonces, la plataforma "¡Pasarela SE-30 ya!" había celebrado no pocas marchas reivindicativas, urgiendo a la Administración andaluza a impulsar decididamente el proyecto y no incurrir en más demoras.

Los trabajos, de cualquier modo, fueron reanudados finalmente el pasado mes de enero, con sucesivas promesas respecto a la fecha de entrada en servicio de la pasarela.

La nueva infraestructura, en cualquier caso, tiene una longitud total de 240 metros y un vano central de 58 metros entre sus pilas, salvando el trazado de la ronda de circunvalación SE-30. La pasarela, así, permitirá enlazar el trazado existente del carril bici del puente metálico de San Juan de Aznalfarache, con la red ciclista de Sevilla.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.