Lectura de manifiesto contra la Mina de cobre de Touro
Lectura de manifiesto contra la Mina de cobre de Touro PLATAFORMA MINA TOURO NON

En un acto celebrado en Santiago de Compostela los representantes de ambas entidades vecinales han pedido al Consello de la Xunta de Galicia y a su presidente y a las Consellerías do Mar, Medio Rural y Medio Ambiente, así como de Cultura y Economía la emisión "de informes negativos del proyecto" por los daños que afirman que supondría a los "medios de vida" de la zona y a "la salud" y por ser "un atentado al medio ambiente y a la biodiversidad".

Las entidades vecinales han demandado además a la Xunta de Galicia que promueva una "completa restauración de los terrenos de la antigua explotación minera", que existió en la zona hasta hace casi tres décadas.

Los colectivos vecinales sostienen que la mina, que abarcará 689 hectáreas, tiene como "pretensión ampliar su extensión hasta un total de 122'7 kilómetros cuadrados", en los municipios de Touro y O Pino (A Coruña), con una producción que provocaría "daños en la salud", el medio ambiente y afectaría, a través del río Ulla, a los bancos marisqueros de la ría de Arousa.

Ha sido la actriz Uxía Blanco, nacida en Touro, la encargada de dar lectura al manifiesto que recoge los motivos de la oposición a un proyecto minero que, según ha denunciado, se apoderaría "de casi 500 hectáreas de terrenos agrícolas y forestales que son la base productiva de muchas explotaciones agrarias" a las que llevará al "cierre".

En esta línea, los vecinos han mostrado su oposición a la eliminación de "341 hectáreas de masa forestal y 150 hectáreas de cultivos y vegetación natural", durante un período de actividad de 15 años, de minería "intensiva". Tendría "actividad las 24 horas del día durante los 365 días del año y voladuras diarias realizadas con entre 9 y 16 toneladas de explosivos cada una".

ALERTAN DE DAÑOS A LA SALUD

Asimismo, ambas plataformas ponen el énfasis en el uso previsto de "compuestos químicos peligrosos para las personas y el medio ambiente", que se utilizarían para separar el cobre de las rocas, entre los que mencionan, como "el más grave", "el isopropil etil tiocarbamato". Aluden a que sería "irritante, alergénico y nocivo para las personas", "sospechoso", según apuntan, "de causar cáncer, nocivo para los organismos acuáticos y con efectos a largo plazo".

Además, sostienen que "la contaminación atmosférica generada por el polvo en suspensión derivado de las actividades extractivas, transporte y tratamiento del mineral podrá abarcar un radio de hasta 50 kilómetros".

Los colectivos opuestos a la mina han proseguido su manifiesto denunciando que se crearán 2 depósitos de residuos estériles y 4 vertederos, que ocuparán "en total casi 300 hectáreas" cercanas a las viviendas, lo que sería en torno a "300 veces el Estadio Santiago Bernabéu".

A mayores, los opositores a la mina de cobre también han advertido que el depósito de estériles entre Arinteiro y Vieiro será "una enorme balsa de lodos" de "hasta 50 millones de metros cúbicos de residuos estériles de mina", con "riesgo para la vida de las personas residentes en las poblaciones próximas en caso de rotura".

DAÑOS AL RÍO ULLA

En el manifiesto, se ha alertado además de los posibles daños al marisqueo en la ría de Arousa, por la desembocadura del río Ulla, al plantearse "el desvío del lecho de los riachuelos Pucheiros y Burgo que vierten sus aguas a afluentes del Ulla". Además, ha continuado Uxía Blanco, el gasto previsto de agua será "6 veces mayor que el de los municipios de Touro y O Pino".

Como consecuencia, denuncian que también habría "un impacto directo en el sector del mar de Arousa y en su economía local", y pronostican repercusiones directas para el Camino de Santiago, que transcurre a tan solo 1.000 metros del Monte das Minas.

Finalmente, advierten que implicaría "la destrucción de cientos de puestos de trabajo estables y consolidados, tanto directos como indirectos", al afectar a los sectores agrícola y ganadero, las industrias derivadas de la leche, las actividades de explotación forestal y los negocios hosteleros y de servicio.

"LA OBLIGACIÓN LEGAL DEL PRESIDENTE DE LA XUNTA ESTÁ CON LOS GALLEGOS"

Por parte de la 'Plataforma en Defensa de la Ría de Arousa', su presidente, Xocas Rubido, ha denunciado que en las reuniones mantenidas por representantes de la Xunta con los sectores productivos de la ría la "administración defendiera los intereses de una mina con sede en Chipre y capital en China y en los Estados Unidos, muy lejos de los intereses de los gallegos y gallegas".

En este sentido, Rubido ha reclamado un "cambio de actitud" y ha reclamado al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que "esté al lado" de los vecinos, porque "su obligación legal y moral está con los gallegos".

Por parte de la 'Plataforma Vecinal Mina Touro-O Pino Non' se ha agradecido la asistencia de los colectivos presentes -sindicatos, organizaciones ecologistas y representantes de pescadores-, y el apoyo de entidades como la Federación Ecologista Gallega y la Sociedad Galega de Historia Natural.

Finalmente, ha animado a participar en la tractorada y manifestación previstas para el 25 de febrero, que recorrerá el trayecto entre la antigua balsa de Angumil y el Ayuntamiento de Touro.

VERDEGAIA ALERTA DE DAÑOS "DEVASTADORES"

El colectivo ecologista Verdegaia también ha sumado su voz a la oposición a la mina de cobre alertando de que se trata de un "proyecto devastador por sus efectos para la salud", los modos de vida sostenibles y el medio natural, que destruirá el paisaje y movilizará partículas sólidas a la atmósfera.

A juicio de Verdegaia "el mayor riesgo de la explotación serán los drenajes ácidos de la mina (AMD) que impedirán la estabilización de los residuos mineros una vez cerrada la mina.

Se trata de residuos que la asociación ecologista asegura que "afectarán a los ecosistemas acuáticos, impedirán el crecimiento de comunidades vegetales, dañarán la calidad de las aguas superficiales y subterráneas", y que podrían provocar restricciones en el consumo del agua, además de daños en los cultivos marinos de la Ría de Arousa y el río Ulla.

Verdegaia ha relatado que en la propia documentación encargada por la empresa se encuentra un estudio que alerta de "riesgo de concentraciones elevadísimas de metales pesados" y de que las rocas de los depósitos de cobre de Touro "pueden ser fuente de cantidades considerables de drenajes ácidos".

Además, el colectivo alude a un supuesto "fraccionamiento del proyecto" y a la "opacidad de la Dirección General de Minas" por "poner trabas a la participación de la ciudadanía" con "actitud de complicidad" con la empresa, y concluye instando a participar en la movilización prevista para este 25 de febrero.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.