Colegio Oficial de Médicos de Cantabria
Colegio Oficial de Médicos de Cantabria COLEGIO DE MÉDICOS

Más de mil médicos cántabros (1.120) se han acreditado en los últimos meses para solicitar la Validación Periódica Colegial (VPC), un proceso que permite comprobar el cumplimiento de los requisitos o estándares de calidad de los profesionales y garantizar así su capacitación para el ejercicio de la profesión.

Cantabria ha sido la primera comunidad autónoma en la que, en octubre de 2016, se puso en marcha de forma piloto la plataforma tecnológica a través de la cual se gestiona todo el procedimiento, ha recordado el Colegio de Médicos de Cantabria en un comunicado.

Este procedimiento es el primer paso para la obligada recertificación profesional, que deberá concretarse en el Real Decreto que el Ministerio de Sanidad se ha comprometido a publicar en los primeros meses de 2018.

La exigencia de la VPC para todos los colegiados médicos parte de la transposición de la directiva europea de cualificaciones profesionales, que quedó plasmada en el Real Decreto 581/2017,

Según ha explicado su presidente, Javier Hernández de Sande, la VPC no es más que un tipo de certificación en la que un ente certificador, es decir, los colegios de médicos, evalúan y reconocen la buena praxis profesional, el adecuado estado psicofísico y el desarrollo profesional continuo de los médicos para el ejercicio de la profesión.

"Así pues, la VPC da fe de que el médico que la obtiene reúne y mantiene los estándares definidos para ejercer como médico", ha subrayado.

En este sentido, el médico que recibe la certificación está en condiciones de continuar ejerciendo la medicina (sería un equivalente a la renovación del carné de conducir o del permiso de armas).

No evalúa la capacidad del médico (no es una capacitación), sino que únicamente certifica que su estado de salud y su situación legal le permite continuar ejerciendo como médico.

Para el presidente del Colegio de Médicos, con esta acreditación los pacientes "estarán más tranquilos si tienen la garantía de que el médico que les trata tiene un expediente impoluto, no arrastra ningún problema de salud que pueda repercutir en el ejercicio de su profesión y desempeña la especialidad para la que se formó durante años, lo que implica que está en activo y que no se excede de sus competencias".

Asimismo, Hernández de Sande ha recordado que en agosto de 2016 el Colegio de Médicos en representación de la Organización Médica Colegial (OMC) firmó un convenio de colaboración mediante el cual la Consejería de Sanidad fomenta y difunde el procedimiento de la validación (VPC) entre los médicos del Servicio Cántabro de Salud, al tiempo que se encarga de expedir los certificados de su aptitud psicofísica, a través de los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales, y las certificaciones justificativas de la vida laboral.

Un apoyo que, a juicio del presidente del Colegio de Médicos, permitirá ganar en agilidad, ya que se podrá organizar de forma escalonada.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.