Trump
El presidente de EE UU, Donald Trump, en el foro de la Asociación Nacional del Rifle en Atlanta, Georgia, en abril de 2017. ERIK S. LESSER / EFE

Otro tiroteo mortal, otra matanza en un instituto que conmociona a la opinión pública y, de nuevo, palabras vacías desde la presidencia de Estados Unidos e inacción desde las cámaras estatales como federales. Siempre que el uso de armas en la sociedad civil deja una herida profunda en la sociedad estadounidense, la pregunta que se hacen muchos es '¿por qué no se endurece la regulación o se prohíbe su uso en una país como este?

En el eterno debate sobre el derecho a las armas siempre hay un ganador, la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), uno de los mayores grupos de presión del país que, con al menos cinco millones de afiliados activos, surge siempre tras estas tragedias y se sitúa en el centro del espacio público para defender el actual estatus en el uso de armas. ¿Qué hace tan poderosa a esta organización en este país?

Con la NRA invirtiendo dinero en carreras políticas a niveles récord, lo fácil es argumentar que el lobby de las armas tiene comprado a Washington. Hay mucho de cierto aquí, pero la respuesta no es tan sencilla. Basta con hacer una comparación de datos: en 2017, la NRA gastó al menos 4,1 millones de dólares en este tipo de 'inversión', una cifra que es importante pero que es menor que el empleado por la industria láctea en el mismo período (4,4 millones), la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (National Association of Realtors, 32,2 millones) o la matyor inversora de todas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (104 millones de dólares), según puede leerse en The Guardian, que añade que, también con aportaciones independientes de muchos de sus miembros, la NRA llega a tomar partido en aproximadamente dos tercios de las carreras libradas para obtener un puesto en el Congreso, apostando tanto por candidatos republicanos como demócratas.

Tampoco el poder de los fabricantes de armas explica por completo el poder de la NRA. Está claro que las armas son un gran negocio. La cifras de 2017 establecen que milmillonarios los beneficios de estos, así como del conjunto de establecimientos que se dedican a la venta de armas y munición. Sin embargo, y por poner un ejemplo, la industria del motor triplica las ganancias e invirtió en cabildeo 51 millones de dólares en 2017.

La NRA no tiene éxito debido a su dinero. La verdadera fuente de su poder proviene de los votantesMuchos analistas consideran insignificante el gasto político que hace la NRA en comparación con otros lobbys. Curiosamente, su influencia es desproporcionada. "La NRA no tiene éxito debido a su dinero. La verdadera fuente de su poder proviene de los votantes y de la efectiva capacidad de movilización social que tiene y crearse apoyo popular", defiende Adam Winkler, profesor de derecho constitucional de la Facultad de Derecho de UCLA y autor de Gunfight: The Battle over the Right to Bear Arms in America.

No hay que olvidar tampoco que el actual mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, es un firme defensor de la NRA, de la que se ha declarado abiertamente defensor y "amigo".

"El lobby más poderoso de Estados Unidos"

Fundada en 1871 y con sede en Fairfax (Virginia), el máximo objetivo de la NRA es la defensa de la segunda enmienda a la Constitución de EE UU, en la que se establece el derecho de los ciudadanos a poseer y portar armas.

Para ello, la NRA ejerce una gran presión sobre los legisladores tanto de las cámaras estatales como federales, hasta el punto de que en 1999, el mismo año de la matanza de Columbine (Colorado) y en el que murieron 15 personas, una encuesta realizada entre funcionarios de la capital la encumbró como "el lobby más poderoso del país".

Alrededor del año 2000, la NRA se asoció inevitablemente a la figura del actor Charlton Heston, presidente de la organización entre 1998 y 2003, aunque siempre ha contado con destacadas figuras que han mostrado públicamente su apoyo como el también actor Chuck Norris o el cantante de rock Ted Nugent. A diferencia de lo que se tiende a pensar, el éxito de la NRA durante las últimas décadas no se ha sustentado exclusivamente en su gran influencia sobre el Partido Republicano, sino que los activistas proarmas siempre han tratado de atraer a miembros de los dos grandes partidos.