Hinds
Ana, Carlotta, Ade y Amber (izda a dcha), componentes de Hinds. JORGE PARÍS

Contaba Carlotta Cosials, cantante y guitarrista de las Hinds, que esperaban que el concierto del pasado miércoles en la sala Costello de Madrid llenara los corazones solitarios en San Valentín. Quizá alguien entre el abarrotado público conociera a su nuevo amor mientras bailaba al ritmo del rock desenfadado que ha triunfado en medio mundo.

"Estamos en casa", declaraba la vocalista, y eso se notaba. Entre la audiencia que aplaudía y coreaba cada tema se encontraban amigos de la formación que hicieron todo lo posible porque la velada no decayera.

Y no lo hizo. Las cuatro componentes disfrutan subidas a un escenario, lo que hace olvidar las carencias técnicas que suelen venir asociadas a los grupos lo-fi. Las guitarras demasiado altas, los cambios de ritmo inestables y cierto desafine generalizado parecían importarle poco o nada al centenar de personas que saltaban a su compás.

Entre sus grandes hits como Bamboo, Garden o Castigadas en el granero se colaron temas de su esperado nuevo disco, I don't run, que saldrá a la venta en el mes de abril. New for you y Linda fueron bien recibidas.

Un lanzamiento de preservativos entre el público con motivo de la festividad comercial y la colaboración de Diego García, de The Parrots, para la versión de Caribbean Moon, de Kevin Ayers, completaron un recital divertido en el que olvidar definitivamente a los amores que se han ido.