Detenidos
Detenidos GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha detenido a dos hombres naturales de Moldavia, aunque residentes en Santander, a los que se les acusa de numerosos robos cometidos en Cantabria entre septiembre y diciembre de 2016, entre ellos en viviendas, farmacias y un tanatorio. Los detenidos, de 26 y 30 años, y con iniciales D.R. e I.R., respectivamente, tenían previsto marcharse este mes a Alemania.

Con estas detenciones se puede esclarecer, al menos, una decena de robos con fuerza en las localidades de Villaescusa, Elechas, Pámanes, Heras, Prezanes, Maoño, Hoznoyo, Somo y Revilla de Camargo, no descartándose que hubieran actuado igualmente en Asturias, ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Estos robos con fuerza se cometieron en dos farmacias (en una en grado de tentativa), tres empresas (una en tentativa) y cinco viviendas, de donde sustrajeron, principalmente, dinero, joyas, relojes de alta gama, material informático y electrónico. Además en uno de ellos se denunció igualmente la sustracción de unos sándwiches y bebidas energéticas, que fueron "piezas importantes" para esta investigación.

La investigación comenzó a finales del pasado mes de agosto, cuando se detectó a los ocupantes de un vehículo que podían estar comprobando medidas de seguridad de propiedades por diferentes puntos de Cantabria.

En septiembre y noviembre, se produjeron una serie de robos en establecimientos y empresas, todos ellos con fuerza y en los que, la noche en que se cometieron, se detectó la presencia del vehículo investigado estacionado en zonas próximas.

Esta circunstancia hizo pensar a los investigadores que sus ocupantes se movían a pie por caminos y carreteras vecinales para intentar no ser detectados, y regresaban después al vehículo tras cometer los robos.

La madrugada del 24 de noviembre, una patrulla de la Guardia Civil de Camargo que estaba alertada de la presencia del vehículo por su zona, procedió a darle el alto, encontrando en su interior sándwiches y bebidas energéticas de máquinas expendedoras, entre otros efectos, pero se les dejó marchar, al no tener constancia de ningún hecho delictivo relacionado con ellos.

Fue después cuando se supo que esa misma noche, en una localidad próxima al lugar donde fueron identificados, se había cometido un robo en un tanatorio, de donde faltaba dinero, así como sándwiches y bebidas de una máquina expendedora iguales a los encontrados en el vehículo.

A lo largo del mes de diciembre, y posiblemente tras la identificación por la patrulla, los investigados cambiaron su forma de actuar y objetivos para mayor seguridad, llevando a cabo cinco robos en viviendas, en las que también se pudo relacionar la presencia del vehículo investigado en fechas y lugares próximos.

Estos robos se cometieron en horario de tarde (los anteriores eran de madrugada) y accedían a las viviendas por alguna ventana de la segunda plantas, utilizando para ello el escalo con escaleras, mesas u otros objetos que encontraban en los jardines.

Este año no se detectó ningún robo en el que pudieran estar implicados los detenidos, por lo que la Guardia Civil cree que sospechaban que estaban siendo investigados.

Tras conocer su intención de abandonar España, en concreto a Alemania, y una vez conseguidas pruebas e indicios que les relacionaban con los delitos investigados, probablemente para continuar con su actividad delictiva, la mañana del pasado día 7 se procedió a su detención.

También se intervino el vehículo utilizado y se registraron sus respectivos domicilios en Santander, encontrando en uno de ellos más de 1.000 euros, una cadena de oro con dos colgantes, así como una lámina de plástico susceptible de ser utilizada para la apertura de puertas.

Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Medio Cudeyo que dirige la investigación.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.