El PNV ha exigido al Gobierno del PP que "cumpla lo pactado" y aplique la nueva tarifa eléctrica a las empresas vascas, después de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy se comprometiera a eliminar la tarifa eléctrica de alta tensión denominada 6.1.b y a englobar las tensiones de 30 a 36 kilovoltios en la tarifa 6.2 en el año 2018, dentro del acuerdo alcanzado con la formación jeltzale para el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017.

Según el pacto, la tarifa acordada por PNV y PP se debería haber aplicado desde el 1 de enero de 2018 a unas 1.250 empresas del conjunto del Estado, de ellas 800 vascas.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, que ha visitado Bilbao esta mañana para firmar un convenio con el consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Alfredo Retortillo, para la celebración del Consejo Ejecutivo de la OMT en Euskadi, ha señalado, a preguntas de los periodistas, que la materialización de la aplicación de la nueva tarifa requiere que este 2018 se cuente con PGE.

Por su parte, fuentes del EBB del PNV han asegurado, en declaraciones a Europa Press, que "eso no es así necesariamente porque, si tienen voluntad política", podrían destinar una partida. En todo caso, han advertido de que los jeltzales van a ser "exigentes" porque el PP, "por el momento, está incumpliendo el pacto y eso lo están pagando las empresas vascas".

Por ello, ha emplazado al Gobierno de Rajoy a que "cumpla lo acordado y aplique la nueva tarifa, no solo a las empresas vascas, sino a las empresas que tienen esa tensión". De este modo, ha indicado que estas sociedades percibirían el dinero con carácter retroactivo y no saldrían perjudicadas.

PRESUPUESTOS 2018

El PNV ha insistido, además, en que no ha habido "ni un solo minuto de negociación" de los PGE con los populares y considera que el portavoz parlamentario del PP vasco, Borja Sémper, tiene "un desconocimiento absoluto" sobre el tema de las Cuentas cuando afirma que no hay "discrepancias materiales de fondo relevantes" entre ambas formaciones "en cuanto a Presupuestos se refiere", sino que las divergencias se enmarcan en el orden político, por la aplicación y mantenimiento del 155 en Cataluña.

Las fuentes consultadas han reiterado que, si no ha habido ninguna negociación de las cuentas, "difícilmente puede haber un acuerdo o desacuerdo sobre ellas".

También han rechazado las afirmaciones realizadas por Sémper sobre que, para que las partidas acordadas entre PNV y PP en el pacto de PGE de 2017 se ejecuten, como el Tren de Alta Velocidad (TAV), "es necesario" que se aprueben los de este año.

El PNV ha asegurado que es "falso" que, "para aprobarse las partidas plurianuales, haya que aprobarse los Presupuestos de 2018, porque puede haber una prórroga y se pueden aprobar otras partidas". "Ha demostrado un desconocimiento total", ha reiterado.

Por último, ha recordado que, en la actualidad, con el mantenimiento de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, no se dan

"las condiciones necesarias" para que el partido dirigido por Andoni Ortuzar entre en una negociación presupuestaria con el PP.

Tras insistir en que sería "una buena noticia" que se restablezcan la normalidad y las instituciones catalanas, ha señalado que solo entonces los jeltzales analizarían la posibilidad o no de entrar en una negociación de las cuentas.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.