Además, algunos de estos alcorques mantienen sus mangueras de riego subterráneo por encima de la superficie de manera inusual, de forma que forman auténticas trampas para los peatones que transitan por esta populosa calle, sobre todo para las personas más mayores o con movilidad reducida.

La formación ha asegurado que el Consistorio ha hecho "caso omiso" de sus reiteradas peticiones sobre esta calle. "Parece que el Ayuntamiento se ha olvidado plenamente de esta zona. Realizó una serie de obras, y ha dejado 21 alcorques a lo largo de toda la vía sin plantar. El peligro para los peatones, que pueden tropezar de forma fácil con las mangueras de riego, es grande. Desgraciadamente estamos ante un caso más de la pasividad y desatención de este Ayuntamiento", ha indicado el presidente de PAR-Zaragoza, Sergio Larraga.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.