Una de las agraciadas con el "gordo" de Navidad de Talavera, Petri Ruiz, compró un décimo del primer premio que le ofreció su amigo lotero, sin embargo, para los empleados de su inmobiliaria se llevó otro número.

La familia de Petri Ruiz, que tiene una inmobiliaria en Talavera de la Reina y viven en el pueblo abulense de Pedro Bernardo, en la sierra de Gredos, son amigos de los dueños de la administración de lotería número seis de la talaverana calle Matadero, quienes le ofrecieron un décimo del 6.381, el primer premio del sorteo de Navidad.

Aunque al principio el número no le gustó a Petri, no quiso cambiarlo, dado que era un ofrecimiento de sus amigos, y ahora, está saltando de alegría.

No obstante, para repartir con los empleados de su negocio se llevó otro número que no ha resultado agraciado.

Petri, que sólo compra lotería para Navidad, adquirió el décimo hace una semana y piensa repartir una parte entre sus hijos y hermanos, y con el resto todavía no sabe que hará.

En conversación telefónica con EFE desde Pedro Bernardo, explicó que al oír que había tocado el "gordo" en Talavera sacó su décimo del bolso y vio que el número correspondía, momento en que empezó a dar saltos de alegría.

Su hija Rebeca, que está trabajando en la inmobiliaria, señaló que están muy contentos y que siempre compran la lotería de Navidad en la misma administración.