En declaraciones a Europa Press, el presidente del comité intercentros de Maderas Iglesias, Vicente Molares, ha indicado que este martes la empresa avanzó a los trabajadores su intención de cesar a partir del 31 de marzo la actividad en las factorías de Vigo (Puxeiros), donde hay una docena de trabajadores, y Mos (Sanguiñeda), donde hay unos 25 empleados.

Así, los afectados serán trasladados a la única factoría que queda, la de Louro (O Porriño), una decisión que Molares ha remarcado que les "sorprendió" porque aunque la de Mos "sí está trabajando bajo mínimos, la de Puxeiros hasta hace poco dijeron que era su fuente de ingresos". Además, ha dicho que en O Porriño "ya no había trabajo para todos, como para meter a más trabajadores".

A parte de estas cuestiones, la empresa también les transmitió que el personal trabajará de forma intermitente -dos semanas sí, una no- hasta que se acabe el ERE el próximo 5 de junio; un marco en el que ha lamentado que "hay gente que ha consumido más de 400 o 500 días, y si -se va- a trabajar tan poco, para entonces no tendrá derecho al paro".

Es por ello que los trabajadores, que insisten en que Maderas Iglesias es "una empresa viable", pero que "se está gestionando mal", han vuelto a solicitar una nueva reunión con el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, para ver si hay algún avance, "por que quedó en que se iba a reunir con la empresa y las financieras".

SERÍA "TERRIBLE" PARA LA COMARCA

Cuestionada por este tema este jueves en Vigo, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha considerado que el cierre de estas dos factorías sería "terrible para esta comarca", por lo que ha vuelto a pedir a la Xunta "que mueva ficha" y "actúe para evitar que se consolide esta medida" en una empresa que, ha insistido, tiene "viabilidad".

En este sentido, ha culpado de la situación a la "irresponsabilidad de la empresa y de la Xunta", y ha insistido en que se está "en tiempo de descuento" para evitar el cierre de estas dos sedes y para impedir que los trabajadores puedan quedar en la calle.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.