El alcalde de Cádiz, José María González, ha firmado este miércoles el decreto que garantiza las medidas necesarias a adoptar para la reducción del sonido de la carpa durante la semana del carnaval. El estudio teórico realizado establece que, con la aplicación de estas iniciativas, no se superarán los 60 decibelios a un metro de las fachadas de las viviendas más cercanas.

En una nota, José María González ha destacado que en las últimas semanas se han analizado y estudiado diversas medidas para poder conciliar el derecho al disfrute durante la semana de fiesta con el derecho de los vecinos a descansar.

Para ello, cabe recordar que, el pasado 19 de enero, se celebró una reunión auspiciada por el alcalde de Cádiz en la que estuvieron presentes la concejal de Fiestas, María Romay, así como técnicos de las delegaciones de Fiestas y Policía Local para analizar estas medidas.

De hecho, se ha contado con el asesoramiento de un ingeniero de sonido del Laboratorio Acústico ProfControl Ingenieros SL, Ginés Montero, que ha propuesto algunas de las iniciativas para aminorar los efectos ambientales y compatibilizar así el derecho al descanso con la diversión.

Entre las medidas que se van a tomar y recomendadas, destacan que los altavoces estarán ubicados en el lado más alejado del muelle y orientados hacia el muelle, teniendo en su parte posterior y superior una barrera o pantalla que atenúe su emisión trasera y superior. Además, la carpa deberá estar sellada en todos sus vértices y uniones entre paramentos horizontales y verticales.

Otra de las iniciativas adoptadas es la instalación de un limitador acústico controlador en la cadena del equipo de música pregrabada para que no se supere el límite recomendado. A eso se suma que el Ayuntamiento limitará los graves de la carpa.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.