Sacrificio de corderos
Imagen de archivo de unos musulmanes sacrificando un cordero para la Pascua musulmana. (LAUREANO VALLADOLID/EFE) LAUREANO VALLADOLID/EFE

La Guardia Civil de Castellón ha detenido a un ganadero como presunto autor de un delito contra la salud pública, ya que vendió 87 corderos y cedió su explotación para el sacrificio de los animales sin realizar control sanitario, según fuentes del Instituto Armado.

Los agentes de Torreblanca habían observado como unas 20 o 25 personas de origen magrebí efectuaban el sacrificio de corderos según sus ritos religiosos y posteriormente despiezaban las canales, atando estas a ramas de algarrobos de una finca próxima a una explotación ganadera en la que al parecer adquirían los animales.

Tras ser sacrificados y despiezados dejaban en el suelo sus vísceras y pieles

Miembros del SEPRONA realizaron una inspección de las instalaciones y de la finca donde realizaban los sacrificios y detectaron restos de vísceras y pieles de unos 87 corderos y cabritos.

Según las fuentes, en el interior de las instalaciones había una zona habilitada con postes de madera, donde colgaban los corderos y cabritos, y tras ser sacrificados y despiezados dejaban en el suelo sus vísceras y pieles, considerados Materiales Específicos de Riesgo (MER) al ser susceptibles de transmisión de Encefalopatías Espongiformes.

Sobre las canales tampoco se realizaba un control sanitario ni se guardaban los tiempos de espera reglamentariamente previstos, una practica que podría generar daños a la salud pública de los consumidores. La Guardia Civil continúa las investigaciones para la identificación de las personas que realizaban los sacrificios.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CASTELLÓN